jueves, 20 de marzo de 2014

Woolf BARNATO (1895 – 1948) Suráfrica/Gran Bretaña

WOOLF BARNATO PILOTO SIN SUELDO



110408

amigos,

   hace sesenta años falleció Woolf Barnato, un piloto que posee una marca única en las 24 Horas de Le Mans.

hastaluego



Woolf  BARNATO   (1895 – 1948)       Suráfrica/Gran Bretaña       130995 actualizado 150314

para el amigo Aitor Gorrotxategi,
ex piloto y resucitador de la RPMV


Charlton Heston:

   –¿Quién le ha
comprado, Hatcher?

Brock Peters:

   –A uno le compran
en cuanto le pagan un sueldo.

[en "Soylent Green", 1973, Richard Fleischer]


   Pintoresco y carismático piloto aficionado, vinculado al constructor Walter Owen Bentley (1888-1971) y sus “camiones rápidos”.

   Nacido el 27 de Septiembre de 1895, Joel Woolf Babe  Barnato era hijo del rico comerciante Barney Barnato, siendo educado en la Charterhouse School de Godalming (Surrey, donde coincidió con el poeta Robert Graves) y en el Trinity College de Cambridg. Fue aviador en la primera guerra mundial, sirviendo en el Royal Flying Corps, donde logró el grado de capitán, y se inició en las competiciones automovilísticas al término de la misma con un Mercedes, un Locomobile de 8,0 litros y un Austro-Daimler. En Noviembre de 1924 batió ocho records internacionales en Brooklands con un Hispano-Suiza H6C o T46 de 160 HP, y en 1925 adquirió un Bentley.

Hispano Suiza H6C
El Hispano-Suiza Boulogne con el que BARNATO recorrió en Brooklands 300 millas a 92,2 M/h (~ 148,37 Km/h)
(de http://www.uniquecarsandparts.com.au/lost_marques_hispano_suiza.htm)

   Practicaba también la motonáutica, el golf, el cricket y el boxeo, mientras que, con su habilidad en la gestión y en las finanzas, además de con su dinero, salvaba a W. O. Bentley de la quiebra (al aportar 100.000 £ de su peculio y ser nombrado presidente de la junta de acreedores de la firma Bentley Motors Limited) al tiempo que conducía para la marca, y no sin talento.

   Woolf logró tres victorias consecutivas en sus tres únicas participaciones en las 24 Horas de Le Mans, de 1928 a 1930, con tres co-équipiers diferentes (Rubin, Birkin y Kidston) y elevando la media sucesivamente de 111 a 122 Km/h, siendo el primer piloto que conseguía semejante hazaña, que representa un 100 % de éxito en tres participaciones. [Olivier Gendebien, Jacky Ickx, Henri Pescarolo, Frank Biela, Emmanuele Pirro o Tom Kristensen también vencerían tres veces consecutivas; en unos casos con la misma marca, en otros, con victorias adicionales, pero siempre contando con más participaciones. Kristensen logró en 2005 su 7ª victoria, 6ª consecutiva (en su 1ª participación, 1997, y de 2000 a 2005; en 2013 vencería por 9ª vez, otra marca imbatible); pero tampoco en su caso se daba el mágico 100 % de éxito absoluto con más de una participación.]



Bentley 4 ½ litre nº 4 que ganó las 24 Horas de Le Mans 1928 con BARNATO (izquierda) y Rubin a los mandos
(de "Paris-Match" y archivos "Auto-Rétro" y Jacques Potherat)




BARNATO (a la derecha) y Tim Birkin posan para la posteridad con el Bentley 6 ½ l nº 1 con el que ganarán Le Mans 1929. En color, una lámina de Gordon Crosby que representa el Bentley nº 10 que J. Dudley Benjafield y André d’Erlanger llevaron a la 3ª plaza en aqujella ocasión, a 108,26 Km/h. Luego vemos a BARNATO en acción durante la prueba y recogiendo la gloria en forma de collar floreado, codo a codo con Birkin; su promedio fue de 118,49 Km/h
(archivos Alberto Mallo y www.darkforce.com, vía Karino)

Babe BARNATO, el segundo por la izquierda, y sus Bentley Boysen 1929
(archivo Alberto Mallo)


En 1930, el Bentley era el Speed Six "Old Number 1"  6 ½ l de dorsal nº 4. Es BARNATO quien lo conduce en la primera fotografía, en la que también aparece el más rápido Bentley C Blower 4 ½ l nº 9 de Tim Birkin/Jean Chassagne, que no pudo terminar al reventar el motor. El co-équipierde BARNATO, Kidston, es quien lleva el volante del nº 4 en el recorrido de honor. El tercer civil sentado en la banqueta trasera es el doctor J. Dudley Benjafield, otro Bentley Boy, ganador de Le Mans en 1927 junto con el periodista-piloto S. C. H. Sammy  Davis y 3º en 1929, como hemos visto. Los gendarmes les escoltan –quizá para denunciarles por exceso de velocidad–
(archivos Enciclopedia del Auto, A. Mallo, Klaus-Josef Rossfeldt, E. Tragatsch y www.classicdriver.de)

   Además de su enorme fortuna, amasada por su familia en Rhodesia y Suráfrica con el comercio de oro y diamantes (y heredada por él a los dos años de edad), Barnato reunía en su persona las características del protagonista típico de las novelitas sentimentales de la época: de complexión fornida y buen boxeador, héroe de guerra condecorado, amante infatigable y, para colmo, excelente piloto automovilista. Según W. O. Bentley, que también había sido piloto en su juventud, Woolf era "...el mejor de nuestros pilotos, el mejor piloto británico del momento…, el único que jamás comete un error."  [“… the best driver we ever had, and I consider the best British driver of this day… the only driver who never made a mistake.”]  Quizá Tim Birkin, piloto de Grand Prix, fuera algo más rápido, pero en Le Mans Barnato le batió siempre.

Joel Woolf Babe  BARNATO
(archivo www.historicracing.com)

   Resulta inquietantemente paradójico que Barnato, un bon vivant  dado a todos los excesos, un frívolo del deporte, el riesgo, el juego, el coqueteo, supiera disciplinarse, controlar su temperamento y concentrarse hasta encontrar el ritmo de conducción más rápido y regular sin castigar la mecánica. Pero eso es lo que conseguía al volante de un Bentley en las carreras de resistencia. Habría sido, asimismo, un gran piloto de Grand Prix; su fabuloso duelo con el Mercedes de Caracciola en Le Mans 1930 lo atestigua. Se trataba de un superdotado a quien, en la vida, le interesaban muchas más cosas que los autos de carreras.

El exuberante BARNATO era un piloto frío, cerebral y de enormes facultades. Pero no sólo se dedicó al autmovilismo
(archivo "L'Automobile")

   A su triple triunfo en Le Mans habría que añadir en el crédito de Woolf Babe  Barnato un record de 24 horas obtenido en Montlhéry para Bentley y en asociación con John Duff (152,9 Km/h), así como las victorias en las entonces habituales pruebas de resistencia británicas: las 6 Horas del BARC 1929 (en Brooklands, con Jack Dunfee de compañero y a 122 Km/h), y las JCC’s Double Twelve de 1930 (con Frank J. Clement y a casi 140 Km/h), todo lo cual confirmaba tanto su enorme talento para las carreras de resistencia como las cualidades de los Bentley para el mismo fin.



BARNATO ocupa con Jack Dunfee el Bentley nº 3 que en la segunda foto se ve flanquedo por los técnicos Wally Hassan y Stan Ivernee. En la foto inferior, BARNATO con Frank Clement
(de www.historic.benjafieldsracingclub.co.uk y de www.darkforce.com, vía Karino)









Las victorias de la Bentley en Le Mans contribuyeron a aumentar el prestigio ya consolidado de los "camiones rápidos"  como lujosos turismos deportivos. Pero, como los Chevrolet, los Duesenberg, los Maserati o Armenius Miller, W. O. Bentley era un mal gestor en el aspecto financiero, y tuvo que abandonar su marca para trabajar en la Rolls-Royce, donde no supieron aprovechar su talento; luego se pasó a la Lagonda.
De arriba a abajo: logotipo de la marca, modelo 3,0 l Red Label 1924; modelo 4 ½ l 1929 con compresor Villiers tipo Roots, con el que la potencia pasaba de 110 HP a 175 HP (tres fotos); modelo 1931 (dibujo en color de Henry Austin Clark); modelo Ulster 1,5 l 1934; modelo Continental R 1952; modelo Mulsanne 2009
(de Enciclopedia del Auto, archivo Ignacio Lewin, www.pinkpoint.tv, archivo Craig Cheetham, dibujo © Henry Austin Clark junior en "Automobile Quarterly", archivo  Rob Wagner, archivo Craig Cheetham y en "Autopista")

   Babe Barnato también quiso ser constructor por cuenta propia. Tras un intento fracasado de patrocinar la fabricación de un sport diseñado por Augustus Bertelli, se hizo construir coches especiales con mecánica Bentley, como unos monoplazas extraordinariamente perfilados, los Barnato-Hassan de 6,5 y 8,0 litros. Con éste último, Oliver Bertram logró 229,46 Km/h (~ 142,6 M/h) de media por vuelta en Brooklands 1935, record que no fue batido hasta que llegó el Railton-Napier de John Cobb.



El Barnato-Hassan con motor Bentley de 8,0 litros que en Brooklands 1935 logró una velocidad de 229,5 Km/h de media en la vuelta al autódromo conducido por Oliver Bertram, correría posteriormente en carreras de históricos (aunque con otras ruedas y el escape cambiado)
(archivos ErwinTragatsch, "Thoroughbred & Classic Cars" y Hans-Georg Isenberg)



La ultraperfilada versión 1938 del Barnato-Hassan, más estrecho y mejor carenado. El piloto sigue siendo Oliver Bertram, sentado en el monoplaza, y a la derecha vemos al patrocinador BARNATO, ya gordo y canoso. El personaje en medio de los dos debe ser el propio Wally Hassan
(archivos Erwin Tragatsch y "L'Automobile")


Este otro Bentley Special es una reconstrucción moderna, al estilo  del Barnato-Hassan Special. Se denomina Monty  y su autor es Stanley Mann (6 cilindros, 7.983 cm3, 350 HP, 1.422 Kg, de 0 a 100 Km/h en 5,0 s, 240 Km/h). En estas fotografías de 1999 está siendo probado por Mark Dixon
(fotos de Tim Andrew en "Thoroughbred & Classic Cars")

   Barnato también se hizo personalizar un famoso coupé Bentley con carrocería Gurney Nutting, de un solo asiento lateral trasero y matrícula GJ 3811, motor speed sixde 6 cilindros, 6 ½ l, 180 HP a 3.000 R/mn, 2.100 Kg, 100 M/h (~ 160 Km/h): un auténtico grand tourisme.  Con él y por una apuesta de 200 £ cruzada con Dale Bourne, Woolf batió en 1930 al Expreso Azul en una carrera de película a través de Francia.


El Bentley coupé Gurney Nutting que batió al Train Blue en 1930. La presunta apuesta no era sino un pretexto de Woolf para hacer propaganda de la marca que regentaba, siempre en dificultades económicas. Pero esa propaganda podía volverse contra él si fracasaba. Se trataba de aventajar al Train Bleu en el recorrido Cannes/París/Londres, cosa que BARBATO consiguió, tanto en Calais como en la Estación Victoria de Londres, después de atravesar el Canal de la Mancha en ferry
(fotos de Pippa Walkley e ilustración de Terence Caneo en "Collector's Car")

   Partiendo de Saint-Raphaël, Barnato llegó a Calais 4 minutos antes que el tren, a 69,9 Km/h de promedio en los 920 Km recorridos. La carrera fue de mérito, dado que Woolf iba solo y tuvo que superar un error de recorrido, un pinchazo, lluvia, niebla... Aunque la Nationale 7 no tenía mucho tránsito entonces, Woolf estaba obligado a atravesar ciudades como Lyon y París, así como vencer la fatiga y el sueño, siempre luchando con el pesado Bentley de más de dos toneladas, que no era fácil de dominar llevándolo al límite. Pero ya sabemos qué extraordinario piloto era. Las autoridades francesas se ofendieron y sancionaron al temerario conductor, aunque éste ya había llegado a tiempo a la cita con su amigo en la londinense estación Victoria. Cobró la apuesta pero la multa francesa, de 150 £, no la pagó jamás.

El Bentley coupé y el Train Blue en una composición retrospectiva
(archivo Walter J. Boyne)


BARNATO se deshizo del Bentley coupé special el mismo 1930, pidiendo por él 345 £ –una ganga–. En color, el tan especial Speed Six Gurney Nutting de BARNATO, que fue restaurado en los ‘70
(anuncio en "Autocar" publicado en "Collector's Car"; archivo Geoff Goddard en la Enciclopedia del Auto)

   La afición de los pilotos británicos a rodar rápido sobre territorio francés venía de antiguo, y quizá se debiera a que en Gran Bretaña no era posible tal acción. Ya en 1907, Charles Jarrott estableció un record entre Londres y Monte-Carlo al volante de un Crossley. Por otra parte, hay que recordar que el automóvil había superado a los mejores trenes veinticinco años antes que Barnato. "Le pneu Michelin a vaincu le rail"  rezaba un cartel propagandístico de 1905, que apoyaba la afirmación con cifras. En tanto que el expreso París/Calais, le train le plus rapide du monde,  tardaba 3 h 20 mn en cubrir los 300 Km de ida, ó 6 h 50 mn en la ida y vuelta (90 Km/h), Vincenzo Lancia recorrió 300 Km en 2 h 39 mn durante la Copa Vanderbilt 1905 (lo que representa 113,21 Km/h), mientras que en el Circuito de las Ardenas 1905, Victor Héméry había cubierto 600 Km en 5 h 58 mn –es decir, a 100,56 Km/h de media–.

Poster de Ernest Montaut (1879-1936), datado en 1905, para propaganda de Michelin, en el que se explica que George Heath ha batido por 30 minutos en 600 kilómetros al tren más rápido del mundo
(archivos Rupert Prior y "L'Automobile")

   En conmemoración del cincuentenario del viaje de Barnato, un Morgan conducido por Rob Wells repitió la hazaña en 1980, realizando el recorrido de 1.203 Km en carretera abierta a casi 98 Km/h de media (~ 60,8 M/h), sin descontar paradas.

El Morgan de Rob Wells que duplicó la hazaña de BARNATO, superando al Tren Azul en 1980 después de participar en el Rallye de Monte-Carlo
(de "Collector's Car")

   BabeBarnato, este atípico piloto, acabó aburrido de tanto auto y dejó la competición, pero no se olvidó de su deber en la lucha contra el nazismo y fue jefe de ala (Wing Commander) en la RAF durante la segunda guerra mundial. Después de la misma se trasladó a New York, donde murió el martes 27 de Julio de 1948 en el transcurso de una operación quirúrgica. Ese mismo año, el SCCA instituyó un Trofeo Woolf Barnato

El Bentley de serie más veloz de la Historia hasta 2007 era este coupé plateado (y no british green).  Se trataba del Continental GT Speed y estaba animado por un W12 de 6,0 litros alimentado por dos turbocompresores y potenciado hasta 610 HP: de 0 a 100 Km/h en 4,5 s y 326 Km/h. Fiel a la filosofía del camión rápido (fastest lorry),  su precio anunciado también quitaba el hipo: 226.382 €. Habría sido un detalle sobrenombrarlo Barnato,  puesto que su lanzamiento se iba a producir a los sesenta años de la muerte del hombre que salvó la marca y le otorgó sus mejores títulos de gloria
(de "El País")

Pero otros sí recuerdan al héroe de Le Mans, como estas casa fabricante de relojes
(en “Autopista”)

   Una hija de Woolf Barnato heredó su valor, su osadía y su destreza. Diana Barnato Walker (1918-2008) fue piloto de autos (Talbot/Darracq, Bentley) y de aviones. Sirvió en el ATA durante la II Guerra Mundial y en 1963 fue la primera mujer británica que sobrepasó la barrera del sonido con un English Electric Lightning T4 con el que voló a más de 1.000 M/h (~ 1.600 Km/h). [Jacqueline Cochran (1906-1980) había obtenido la velocidad de 1.049,8 Km/h el 18 de Mayo de 1953, y Jacqueline Auriol (1917-2000), 1.151 Km/h el 31 de Mayo de 1955).]

Diana Barnato Walker se encarama a un Supermarine Spitfire en 1936, a sus 18 años

Joel Woolf Babe BARNATO (18951948)
(archivo www.teamdam.com)


L'Automobile: Junio de 1962, pg. 60
Collector’s Car: Abril de 1980, pg. 40
The Nostalgia Forum:7 de Agosto de 2003 (Darren Galpin –Ed Moody: Canadian Motorsport History Group)


No Mirando a Nuestro Daño
(Todos los Pilotos Muertos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada