domingo, 7 de febrero de 2016

Jo BONNIER (1930 - 1972) Suecia

JO BONNIER  DEPRISA Y LEJOS



180207

amigos,

   JoBo fue una figura carismática en la escena de la más exigente competición internacional durante un cuarto de siglo, un ser humano de alta talla moral y un gran compañero, como demostró al frente de la GPDA cuando esta entidad aún podía hacer algo por los pilotos.

   Los organizadores del Grand Prix de Mónaco 1966 establecieron una selección de pilotos admitidos que fue criticada porque, entre otros, excluía a Guy Ligier, el único piloto francés inscrito. Pues bien, de los 19 admitidos de oficio, 10 fallecieron posteriormente en accidente de competición y otro (G. Hill) en accidente de avión. Es un porcentaje demasiado alto. Afortunadamente, la seguridad en la fórmula I se ha incrementado de tal manera que actualmente es casi impensable un accidente mortal.

   Los circuitos de ahora están diseñados para evitar consecuencias graves en caso de salida de pista; pero es que, además, los monoplazas de fórmula I son, quizá, los autos más seguros del mundo, tanto en protección activa como pasiva. Y, sin embargo, qué curioso, no llevan airbags. Pero esto es otra batalla, no quería ir por ahí sino hacer constar la observación de que Jo Bonnier era uno de los 19 admitidos en Mónaco 1966 y uno de los once que faltan. Y había sido él quien, desde la presidencia de la Grand Prix Drivers' Association, hizo mucho para que ahora no falte nadie.

   En el próximo Le Mans se cumplirán treinta y cinco años de su desaparición.

hastaluego



Jo  BONNIER   (1930 – 1972)     Suecia       20597 actualizado 250116


Martita Hunt:

   ¿Se va usted?

Curd Jurgens:

   Sí: muy deprisa y muy lejos.

[en "Les Espions", 1957, Henri-Georges Clouzot]


   Popular piloto automovilista de larga carrera y nutrido palmarés, Joakim (o Joachim) Bonnier, apodado  “JoBo”  por sus numerosos amigos, murió el domingo 11 de Junio de 1972 en las 24 Horas de Le Mans, al volante del Lola T280-Ford Cosworth DFV V8 3,0 l nº 8, cuando colisionó por alcance con el Ferrari 365 GTB/4 Daytona Filipinetti nº 35 de Florian Vetsch entre la Curva Mulsanne y la primera a izquierdas de Indianápolis.

Encabezando la prueba, el Lola de BONNIER marca el paso al Porsche de Roser y a los Matra de Cevert, Pescarolo y Jabouille en Le Mans 1972
(de "Autopista")

   Tras un buen comienzo en el que tomó el mando de la carrera, Bonnier, que hacía equipo con Gijs VanLennep y Gérard Larrousse, tuvo varios problemas (dificultades con el cambio y los frenos, neumático defectuoso, capot abollado); pero, tras reparar, remontaba muy fuerte. El Lola se adjudicó la vuelta rápida y constituía la única amenaza real para los Matra cuando, en la hora 19ª, Bonnier llegaba a la primera de Indianápolis a más de 200 Km/h y, al intentar adelantar al Ferrari de Vetsch por la derecha, se desplazó ligeramente de la buena línea y mordió la hierba del arcén, lo que le provocó un semitrompo que le hizo abordar al Ferrari.


Trazado del circuito La Sarthe de Le Mans que, con el tiempo, ha ido acumulando chicanes para disminuir la velocidad de los prototipos, sobre todo en la inmensa recta de Les Hunaudières, en la que se llegaban a superar los 400 km/h.
La doble curva de Indianápolis se encuentra entre Mulsanne y Arnage
(archivo I. Lewin y de www.lemansnodelfanclub.org)

   Los dos autos corrieron enganchados unos 50 metros; y mientras el Ferrari se incendiaba, el Lola le sobrevoló, cruzó por la foresta y el arbolado y se desguazó al caer. Florian Vetsch salió ileso pero Bonnier murió en el acto. Eran las 8:15 h y el Lola, que quedó desintegrado, ya había recorrido 213 vueltas.




Estas imágenes de pobre calidad no dan idea de la magnitud del siniestro. Vemos primero a Vetsch que cruza la calzada y salta el guard-rail, mientras se incendia el Ferrari 365 GTB/4 nº 35 de la Scuderia Filipinetti que compartía con Bernard Chenevière,
y los restos del Lola de BONNIER yacen al otro lado de la barrera
(de "Velocidad" y archivo GDH1981 en “Vic Elford talking about Jo Bonnier's fatal crash at Le Mans 1972”,
http://www.youtube.com/watch?v=zlNe5pECpNo)

   Notable piloto, superviviente de otras épocas del automovilismo y promotor de su propia escudería, Bonnier era consciente de que se encontraba al final de su vida deportiva y pensaba tomar la retirada a finales de año. En su larga carrera había sufrido otros accidentes graves: en el III Gran Premio de Venezuela, última prueba de la temporada 1957 en la que se dilucidaba el campeonato del mundo de sport, Jo fue el causante involuntario de la débâcle de los Maserati, que ya habían perdido los coches de Gregory y Moss. A bordo de su 300S 3,0 litros nº 6, más lento, iba a dejar pasar al leader de la prueba, Harry Schell con un 4,5 l, pero, en ese momento, un reventón de neumático le hizo perder el control y ambos Maserati chocaron. El de Harry se incendió, mientras que el de JoBo se precipitó a todo gas contra un báculo de alumbrado, que partió y derribó. El coche quedó destrozado, pero Bonnier había tenido el reflejo de saltar en marcha antes del choque, aunque no completamente indemne.



El Maserati de Jo BONNIER ha tumbado una farola mientras que el de Harry Schell por poco se carga el muro.
En la segunda fotografía se puede apreciar la profesionalidad de los servicios de auxilio en el III Gran Premio de Venezuela 1957
(archivos "Mecánica Popular" y G. A. Engels, y de “Auto-Jahr 1957-1958”)

   En Le Mans 1963 se llevó otro susto cuando iba 7º y, cegado por el humo del Ferrari 330 de Roger Penske que había explotado su motor, se estrelló contra los árboles, pero salió ileso. En el Grand Prix de México 1964 rompió la suspensión delantera y se libró de milagro. En el de Bélgica 1966, otra salida de pista le dejaría en situación comprometida, aunque de nuevo resultó indemne.

En Ciudad de México 1964, gracias a su temple se libró de algo grave al romper la suspensión delantera derecha del Brabham nº 16 de Rob Walker
(de “L’Automobile”)


Con el asfalto bañado por una lámina de agua no resulta extraño que JoBo perdiera el control de su Cooper T81-Maserati V12 nº 20 en Spa. Perdió el control pero no los nervios –aunque motivos tenía–. Esta situación comprometida aparece en la película “Grand Prix”, que recoge secuencias de los Grands Prix de 1966
(de www.gptotal.com.br, vía Karino, y de 37viggen en “Fatal & Serious Motorsports Accidents”, en YouTube)

   Tres temporadas antes de su fatal siniestro de Le Mans, en la BOAC 500 1969 disputada en Brands Hatch tuvo otro aviso en forma de espeluznante accidente (casi idéntico al que le causó la muerte) cuando, tras varios incidentes que le retrasaron, remontaba fuertemente y su Lola T70 se salió en South Bank, tomando vuelo y destrozándose al aterrizar. JoBo tenía la carrera perdida, pero debía querer probar el Lola o se encontraba muy a gusto marchando a fondo, porque su ritmo era entonces más vivo que el del Ferrari 312P de Amon/Rodríguez o el del Ford GT40 Mirage de Hobbs/Hailwood.



JoBo volvió a nacer este 13 de Abril de 1969 en Brands Hatch, cuando recuperaba el retraso marchando muy rápido y su Lola voló. Tres años y dos meses más tarde no habría tanta suerte
(de “Bonnier Lola Crash” en http://www.youtube.com/watch?v=5II8TjgSXSQ&feature=related,
"L'Automobile" y "CuatroRuedas")


Otro terrible siniestro, que se saldó sin daños para él pero que fue de los que hacen a cualquier piloto normal colgar el casco, tendría lugar un mes después del anterior, en la Targa Florio 1969. Bonnier se presentó allí con el Lola T70-Chevy V8 5,0 l nº 190, auto inapropiado para aquel trazado por su peso, tamaño y potencia. A la Porsche no se le ocurría enviar allí su sport 917 5,0 l coupé, sino su prototipo 908 3,0 l spyder.
Pero JoBo había tenido buenas experiencias en la Madonie, y le secundaba Herbert Müller, otro especialista en ese tortuoso e inacabable circuito rutero de 71,9 Km. Sin embargo, en el 4º recorrido a la larga ronda, cuando iba lanzado en la recta a 7.100 R/mn y 315 Km/h, los espárragos de la rueda trasera derecha cedieron. JoBo pudo controlar el auto, pero al volver al stand  "Joaquín parecía presa de una intensa emoción. Y se le entiende."  ("Joachim semble sous le coup d'une intense émotion et on le comprend.")
(de "L'Automobile" y “L’Année Automobile”)

   Durante un largo período, Bonnier fue presidente de la Grand Prix Drivers’ Association, entidad que él había fundado y que tanto hizo por la seguridad de los conductores de fórmula I. Al desaparecer, se unió a la macabra lista de pilotos oficiales de la primera época de la marca BRM (la del motor delantero) muertos prematuramente: Sommer, McKay-Fraser, Wharton, Collins, Hawthorn, Schell, Flockhart, Behra y Parnell. Tres años más tarde que Bonnier desaparecería otra gran figura, Graham Hill, team-mate de Jo en 1960, que alcanzó a disputar el primer Grand Prix de ese año, el de la República Argentina, con un BRM P25 de motor delantero (Graham y Jo se encontraban juntos en la primera fila de la parrilla con el mismo tiempo: 1 mn 38,9 s).

   Un Graham Hill que en su autobiografía, no muy pródiga en elogios, dijo de Bonnier:  “Jo drove exceptionally well”.  En 1964, ambos habían ganado los 1.000 Km de Paris, en Montlhéry y con el Ferrari 330P 4,0 l nº 2, propiedad del coronel Ronnie Hoare. Y cuatro largos años antes, el 31 de Enero de 1960 y compartiendo un Porsche RSK, de nuevo ambos habían logrado el 3er puesto en los Mil Kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires (tras los Ferrari de Phil Hill/Cliff Allison y Richie Ginther/Taffy VonTrips, que duplicaban la potencia del pequeño Porsche), festejando así el trigésimo aniversario de JoBo.

Graham y JoBo se abrochan los cascos 6 h y 33 mn antes de ganar los 1.000 Km de Paris 1964 con el Ferrari 330P V12 4,0 l spider prototipo nº 2, a 153,52 Km/h de media
(Christian Moity en "L'Automobile")

   Porque Bonnier había nacido en Estocolmo el 31 de Enero de 1930. Tenía, por tanto, 42 años al morir, de los que había dedicado 24 a la competición automovilística, participando en unas 600 pruebas, siendo Grands Prix 104 de ellas.

Caricatura de 1961, cuando era piloto oficial de la Porsche
(en "L'Automobile")






JoBo era fotogénico y no es difícil encontrar retratos de él, como estos de la década de los sesenta
(archivos "L'Automobile", www.foto-peo-eriksson.se, vía Karino, "MotorSport", A. Mallo y D. Pascal)

   Empezó en 1948, acudiendo a rallies locales con un Citroën mientras servía en la marina sueca (donde llegó al grado de teniente); en 1956 disputó La Mille Miglia con Robeesen y un Afa Romeo, quedando 3º en Turismo Especial, clase de 1.101 cm3 a 1.300 cm3. Luego se pasó a los circuitos, efectuando una tournée por Europa con un Maserati. En fórmula I debutaba en el Grand Prix de Italia y de Europa 1956 (compartiendo un Maserati con Luigi Villoresi) y despidiéndose de la misma en el Grand Prix de Estados Unidos 1971, tras cosechar 59 puntos en las 15 temporadas. En una lista de los 100 mejores pilotos establecida por expertos, Jo Bonnier se halla en el puesto 82º, justo tras Eddie Cheever y ante Giancarlo Baghetti –pero hay que aclarar que la relación se refiere exclusivamente a pilotos de los primeros cincuenta años de la fórmula I, olvida a los ases de otras épocas y otras modalidades, y es tan discutible como cualquier otra de su género–. Además, si tenemos en cuenta sus hazañas en dos de los más difíciles circuitos de entonces, la Madonie y el Eifel, su casta de piloto debería posicionarlo más arriba en aquella lista.




Jo BONNIER en 1961 con el Porsche de fórmula I nº 8,
frenando ante el viraje del Bureau de Tabac en el Grand Prix de Monaco 1964, en el que se clasificó 5º con este Cooper T66-Coventry Climax V8 1,5 l nº 19 del RRC Walker Racing Team,
y en el Grand Prix de Suráfrica 1971 con el McLaren M7C-Ford Cosworth DFV V8 3,0 l nº 23, con el que partía 23º de 25 y se retiraba en la 6ª vuelta con problemas de suspensión
(de www.motorsportphotos.de, archivo Michael Frewin y de http://www.thef1.com/leyendas, vía Karino)

   Sobre monturas de todo tipo (Alfa Romeo, Maserati, Borgward, Ferguson, Porsche, BRM, Ferrari, Brabham, Lotus, Chaparral, Cooper, Mirage, McLaren, Honda, Lola...), su palmarés se adorna con decenas de victorias de primera fila, entre las que se pueden destacar: las V Douze Heures Internationales de Reims 1957 (victoria de clase 1.600 cm3, con Claude Storez y un Porsche), la Subida Fribourg/Schauinsland de 1958, el Gran Premio de fórmula Libre de Watkins Glen en 1958 (con un Maserati 250F), el Grand Prix de Holanda de 1959, la Targa Florio 1960 (con Hans Herrmann), el Gran Premio de Módena 1960, el Gran Premio de Alemania de fórmula II 1960 (Porsche 718), el Trophée d'Auvergne 1960, la II Levin International 1961 (Cooper T51-Coventry Climax), la IV Teretonga International 1961 (Cooper T51, ante Jim Clark y Denny Hulme), las 12 Horas de Sebring 1962 (con Lucien Bianchi), la Targa Florio 1962 (1º de clase, con Gurney y Vaccarella), la Targa Florio 1963 (con Carlo-Maria Abate), el Gran Premio de fórmula I de Solitude 1963, la Subida Ollon/Villars 1962, 1963 y 1964 (con un Ferguson 4WD 2,5 l esta última vez), la Daytona Continental 1964 (victoria de clase con un Porsche 904 GTS compartido con Barth y Linge), las Douze Heures du Reims 1964 (con Graham Hill), los 1.000 Kilómetros de París de 1964 (con G. Hill), los 1.000 Km de NürburgRing 1965 (victoria de clase, 3º overall, con Jochen Rindt y un Porsche), los 1.000 Km de NürburgRing 1966 (victoria overall, con Phil Hill y un Chaparral), la Anderstorp International 1968, el “Daily “Express” Trophy 1968 en GT, las 6 Horas de París 1969, el Gran Premio de París 1969 (manga prototipos, con Lola T70-Chevrolet Traco), la Targa Florio 1971 (1º de clase, con Lola y Dick Attwood), los 1.000 Kilómetros de Barcelona 1971 (con Lola y Ronnie Peterson), las 2 Horas de El Jarama 1971 (Lola), las 4 Horas de Le Mans 1972 (con Hughes DeFierlandt y un Lola T280)... Con un Lotus XIX-Coventry Climax FPX (239 HP, 558 Kg con gasolina) batió un record sueco de aceleración en 1961: 195 Km/h conseguidos en sólo 915 m. Y en 1970 se proclamaría campeón de Europa de sport 2,0 litros con Lola T210, ante Swart, Redman, Merzario...

Victoria scratch y record absoluto para BONNIER (95,45 Km/h) en la Carrera en Cuesta de Fribourg/Schauinsland 1958, con este Borgward nº 15 de inyección directa
(J. Weitmann en “L’Année Automobile 1958-1959”)




En Holanda 1959, Joakim BONNIER acaba de conseguir para sí y para la BRM la primera victoria del campeonato del mundo de fórmula I FIA
(archivos "L'Autombile", Internet y Gérard Crombac)

BONNIER encabeza en el AVUS 1959 este trío de Porsche RSK, seguido de Jean Behra (en la que sería su última carrera) y de Wolfgang VonTrips (1928-1961)
(archivo Giovanni Canestrini)


Jo BONNIER ganó el Gran Premio de Módena 1960, ante Richie Ginther y Taffy Von Trips
(archivos Dominique Pascal y Giovanni Canestrini)

Junto con Lucien Bianchi, JoBo ganó las 12 Horas de Sebring 1962 con un Ferrari sport (ante Phil Hill/Olivier Gendebien, con Ferrari GT)
(de "L'Automobile")


También en la clásica subida de Ollon/Huemoz/Chesières/Villars triunfó. Aquí, en la edición de 1962, en la que firmó un registro de 4 mn 27,8 s
(de "L'Automobile")

   Además, fue 2º en los 1.000 Km de NürburgRing 1960 (Porsche), 2º en la Targa Florio 1961 (con Gurney y Porsche), 2º en el Gran Premio de Pau 1961 (con Lotus, tras Jim Clark), 2º en las 24 Horas de Le Mans 1964 (de nuevo con su colega Graham Hill, a bordo del Ferrari 330P nº 14 y a 192,6 Km/h), 2º en los 1.000 Km de ÖsterreichRing 1969 (Lola) y en el Embassy Trophy de Thruxton 1969 (T70 Mk III B nº 1), 2º en el Trofeo d'Auvergne 1971 (T212)... ¿Hay quien dé más? Sobre todo, tratándose de aquellos circuitos infernales donde era preciso ser un maestro para triunfar, como Montagne d'Auvergne, la Madonie y el Eifel.

En Mayo de 1964, Jo Bonnier impartió en Monza un cursillo de conducción deportiva dedicado a pilotos suizos y patrocinado por Georges Filipinetti y Mimmo Dei, de la Scuderia CentroSud
(de "L'Automobile")

   Aunque el automovilismo era más un negocio que una pasión para Bonnier en sus últimos años, Jo no había perdido el gusto por el volante. En la inauguración del argentino circuito de Balcarce hacía pareja con Reine Wisell en un Lola, pero se empeñó en pilotar todo el rato, escatimando el relevo a su compatriota. Jo fue 2º en la segunda manga, incordiando mucho al ganador John Hine, y 3º en la final.

JoBo con Masten Gregory
(archivo José Rosinski)

   Bonnier hacía gala de un pilotaje resplandeciente cuando se hallaba a gusto. Los aficionados no pueden olvidar su mejor tiempo en ensayos y su magnífica carrera en los 1.000 Kilómetros ADAC 1960, sobre un neblinoso NürburgRing, el circuito más exigente, escapándosele la victoria a su Porsche (compartido con Olivier Gendebien) sólo merced al estado de gracia de los superases Moss/Gurney.

   O su pugna con Gurney, Baghetti y Phil Hill en el Grand Prix de Francia de 1961. O su magistral triunfo en la Targa Florio 1963 (otra carrera para maestros, que había estado a punto de ganar en 1959 y ganó en 1960), en la que, secundado por Carlo-Maria Abate, contrarrestó los heroicos esfuerzos de Scarfiotti y Mairesse, a pesar de verse privado de la primera y segunda velocidad de su caja de marchas en la última vuelta. O cómo supo conducir a la victoria (respaldado por Phil Hill) al pesado Chaparral 2D frente a los ágiles Ferrari Dino, mejor adaptados a aquel lluvioso NürburgRing de 1966.


BONNIER con Dan Gurney en Reims 1961, Grand Prix del ACF. Ambos pilotos se mostraron muy rápidos con los Porsche,
pero fueron burlados por un desconocido Giancarlo Baghetti, que ganó aquí su primer Grand Prix (segunda foto)
(de “L’Automobile”)


BONNIER podía presumir de un brillante palmarés en la Targa Florio, una carrera de pilotaje.
En 1960 ganó la prueba junto con Hans Herrmann. En 1961 fue 2º (con Dan Gurney); en 1962, 3º scratch y 1º en 2,0 l, apoyado por Dan Gurney y Nino Vaccarella (que es quien va al volante del Porsche en la primera foto).
En 1963 fue 1º absoluto, con el Porsche 718 GTR 2,0 l nº 160 y la ayuda de Carlo-Maria Abate (segunda foto)
 (de "L'Automobile" y "Autopista")


Su última hazaña en la Targa Florio tuvo lugar en la LV edición de 1971, en la que BONNIER compartía con Dick Attwood la barqueta Lola T212-Ford Cosworth FVC 2,0 l nº 14 de la Scuderia Filipinetti, logrando terminar de nuevo 3º scratch y 1º de clase.
Vemos a JoBo atravesando Collesano
y marcado por el esfuerzo
(de “L’Année Automobile 1971/72”)



Entrando o saliendo del Chaparral 2D-Chevrolet V8 nº 65 que compartió con Phil Hill en las 24 Horas de Daytona 1966.
Y la misma pareja, cuando ganaron los 1.000 Km de NürburgRing 1966 con el Chaparral nº 7
(archivos www.pbase.com, vía Karino,
y http://hooniverse.com/2011/04/20/morning-qualifying-a-yankee-champion-a-roadrunner-and-a-ring-edition/)


JoBo y Phil Hill se proclaman reyes del Eifel tras su sensacional victoria en los 1.000 Kilómetros ADAC de NürburgRing 1966
(de "CuatroRuedas" y "Autopista")

Una victoria más de JoBo con su T70, en el “Daily Express” de Silverstone 1968. Y esta vez ante el correoso Denny Hulme con el T70 de Syd Taylor
(David Phipps, en “L’Automobile”)

En la BOAC 500 1968 de Brands Hatch, el Lola T70-Chevy V8 4.965 cm3 nº 2 de BONNIER/Axelson fue el más rápido de los Lola en la parrilla (7º de 35), así como en la meta (6º scratch) de la carrera ganada por Jacky Ickx/Brian Redman con el Ford GT40 nº 4
(de “L’Automobile”)



Con el Lola T70 Mk III B-Chevy 5,0 l GT coupé BonGrip nº 1, BONNIER persigue al Lola T70-Chevy 5,0 litros nº 4 de Redman en el Embassy Throphy de Thruxton 1969, donde JoBo terminó 2º
(de www.imca-slotracing.com y fotos Otero de la magnífica maqueta de Fly Classic para Scalextric)



Dos de sus últimas victorias: los 1.000 Kilómetros de Barcelona (con el Lola Shell de la Scuderia Filipinetti)
y las Dos Horas de El Jarama (Lola STP nº 1), ambas en 1971.
JoBo se abrocha el casco integral para esta última prueba
(archivo Alberto Mallo y de "Autopista")

   Representante de Lola en Europa, el elegante y culto JoBo hablaba seis idiomas y era propietario de una galería de arte al borde del lago Leman, en Lausana, donde residía.

Como presidente de la GPDA, en 1962 JoBo hace entrega a Phil Hill (1927-2008) de un cuadro que le representa a bordo del Ferrari shark nose con el que conquistó el campeonato del mundo 1961
(de "L'Automobile")

En 1962, JoBo parece ser benévolo juez en la disputa de una prueba de slot-racing entre tres presentes o futuros campeones del mundo: Jim Clark, Phil Hill y Graham Hill
(de "L'Automobile")

Con su esposa y uno de sus hijos
(de "Velocidad")


En el Grand Prix de Bélgica 1961
y en una postal de los años sesenta
(poster mural en un taller de automóviles de Bergara
y postal de la serie Grand Prix de Ediciones Fisa, Cedosa)


En su última etapa, con el Lola sport de color  amarillo Bonnier.
Maqueta del Lola T280-Ford Cosworth DFV Gruyère nº 8 de la Écurie Bonnier Switzerland que JoBo llevaba en Le Mans 1972
(archivo Udo Klinkel en www-motorsportphotos.de y de www.gsautominiature.com)

Hombre de mundo, JoBONNIER estaba acostumbrado a tratar con príncipes y presidentes.
Aquí lo vemos departiendo con el príncipe Jorge de Bagration y el presidente Georges Pompidou en las vísperas de Le Mans 1972. Y parece que acaba de hacer algún comentario jocoso
(de "Velocidad")

En su funeral se aprecia la presencia de Jackie Stewart, Graham Hill y Reine Wisell
(de forums.motorlegend.com, vía Karino)

   Entre los homenajes que se le tributaron, uno de los primeros fue el celebrado en Julio de 1972 sobre el circuito de Vila Real, donde, en una sencilla ceremonia efectuada antes de las carreras de grupo 2 y GT/Sport, la viuda de Jo recogió una medalla conmemorativa y el aplauso emocionado de sus colegas


Jo BONNIER al final de su carrera...
...y al principio
(de "Autopista" y archivo Bruce Jones)

Jo BONNIER (1930–1972)
(de “Sport-Auto”)


La Nación: 12 de Junio de 1972
La Prensa: 12 de Junio de 1972
Clarín: 12 de Junio de 1972
Prensa (Alfil): 13 de Junio de 1972
Autopista: 17 de Junio de 1972, pg. 45
Velocidad: 17 de Junio de 1972, pg. 31 y 33
Sport-Auto: Julio 1972, pg. 9 y 35
L´Automobile: Julio de 1972, pg. 55
Playboy: Noviembre de 1973 (Renaud de Laborderie/Jackie Stewart), pg. 54
Graham Hill: pg. 154
Enciclopedia Salvat del Automóvil: tomo 3, pg. 47 y 48
Alberto Mallo: Diccionario, pg. 45
El País: 23 de Agosto de 1982 (Ignacio Lewin), deportes, pg. 4
Enciclopedia del Auto: tomo 5, pg. 1.266
Schlegelmilch & Lehbrink – Portraits: pg. 47
Bruce Jones: pg. 37, 135 y 251
F1-50, pg. 47 (Mike Doodson)
E. y F. Verplanken
Sports Car International: Abril/Mayo de 1999 (Marc Sonner), pg. 88
Javier del Arco: "40 Años de Montjuïc", pg. 382 y 557
José Rosinski: pg. 57
http://www.motorsportphotos.de/Deutsch/Fahrerportrait/Joakim_Bonnier/joakim_bonnier.html
www.4mula1.ro/history/driver.php/idd/325
Gabriel A. Engels (81103)
http://www.motorsportphotos.de/English/eDriver_s_Portraits/e_Joakim_Bonnier/e_joakim_bonnier.html
GDH1981 en http://www.youtube.com/watch?v=zlNe5pECpNo
http://www.youtube.com/watch?v=5II8TjgSXSQ&feature=related


No Mirando a Nuestro Daño
(Todos los Pilotos Muertos)