lunes, 7 de septiembre de 2015

Renaud DeMONTAIGNAC (1851 – 1898) Francia

RENAUD DE MONTAIGNAC  RUEGOS Y GRITOS



210908

amigos,

   Renaud de Montaignac de Chauvance goza de una triste gloria: la mayor parte de los autores lo consideran el primer piloto fallecido a consecuencia de un accidente automovilístico de competición.

   No es así; pero, en realidad, no importa. Fue hace 110 años.

hastaluego



Renaud  DeMONTAIGNAC   (1851 – 1898)         Francia      21196 actualizado 70915


para Javier Ispizua,
mi primer copiloto


"La muerte da pesares a nada parecidos.
¡Bien podemos rogar!
La muerte es muy cruel; se tapa los oídos
Y nos deja gritar."

François de Malherbe (1555-1628)
[versión en español de Fernando Maristany]


   Una de las víctimas del automovilismo que registran las crónicas como el primer piloto fallecido en competiciónel marqués DeMontaignac se hirió mortalmente en el recorrido de la carrera Périgueux/Bergerac/Périgueux (en la Dordoña, Aquitania), celebrada el 1 de Mayo de 1898.

La Périgueux/Bergerac/Périgueux 1898 era una prueba automovilista menor, que no ha sido considerada posteriormente como Grand Prix, disputada en la región de los antepasados de Cyrano de Bergerac (1619-1655).
El mapa corresponde a la 20ª etapa de la prueba ciclista Tour de France 2014, 116 años más tarde de aquel suceso, pero da idea del recorrido correspondiente a la Course de Périgueux 1898, que era de ida y vuelta y con una longitud de unos 145 Km
(de http://www.freewheelingfrance.com/blog/tour-de-france-bergerac-perigueux.html)

   Aún dentro del término de Périgueux, en el punto de Marsac-sur-l’Îsle denominado Le-Saut-du-Chevalier (a unos 2 kilómetros de la salida de la prueba), DeMontaignac alcanzó a un rival, su amigo monsieur DeMontariol, a quien saludó agitando el sombrero al rebasarle, como agradeciéndole que le hubiera facilitado la maniobra. Pero tal gesto le hizo mover el gobernalle y desviarse.

   DeMontariol, temiendo que el Landry & Beyroux del marqués se precipitara contra su pequeño Benz Parisienne, intentó eludirlo, pero perdió la dirección a su vez y el Benz resbaló por el talud hasta la honda zanja que discurría paralela a la carretera. DeMontariol salió despedido, aunque no sufrió apenas daño; en cambio, su mecánico (cuyo nombre no se menciona en las crónicas consultadas) se produjo graves heridas en la cabeza, de las que murió.

   En cuanto a Renaud de Montaignac, al girarse para observar el siniestro volvió a perder el control del auto y cayó a su vez en el cunetón, fracturándose el cráneo y muriendo el día siguiente, lunes 2 de Mayo. Tenía 47 años y era militar, oficial de caballería. Su copiloto/mecánico también resultó gravemente herido en la caída y falleció poco después que su jefe.

En esta fotografía de F. Dorcéne se ven los dos vehículos siniestrados. En primer plano, el Benz de DeMontariol caído al cunetón, y una veintena de metros más adelante, el Landry & Beyroux de DeMONTAIGNAC
(archivo "Auto Rama")

   Roland King-Farlow y George Monkhouse lo consideran el primer suceso fatal del automovilismo deportivo, sin tener en cuenta la muerte de Émile Levassor el año anterior, a consecuencia retardada de un accidente de carrera. Y, en todo caso, lo más probable es que el mecánico de DeMontariol falleciera previamente a DeMontaignac, con lo que sería el primero según el mismo crtiterio. El autor de la “Historia del Auto” también señala a DeMontaignac como el primer fallecido en carrera, sin mencionar a los mecánicos, sepultados otra vez en la sima del olvido.

Otra reproducción menos contrastada de la fotografía de Dorcéne, en la que se ven los restos del accidente mortal para tres participantes y los paisanos que han acudido en bicicleta con objeto de curiosear el escenario del siniestro.
En esta imagen parece evidente que la zanja a la que cayeron no era sino un camino secundario en descenso, que se bifurcaba desde la carretera principal. Y que la caída del Landry & Beyroux de DeMONTAIGNAC fue desde muy poca altura. Fue un accidente banal, una colisión a baja velocidad, una caída por un terraplén de escasa entidad; y, sin embargo, tuvo consecuencias fatales para tres personas
(archivos Gus y “Auto Mundo”)

   Y tampoco “Retrospect” se acuerda de Levassor cuando, sin nombrarlo, vuelve a señalar a DeMontaignac como el primer piloto muerto:  “La catástrofe se produjo en un adelantamiento, cuando el corredor que lo efectuaba quiso saludar a su rival agitando una mano; perdió el control de su vehículo, y chocaron. Ambos cayeron por un terraplén al borde de la carretera, salvándose únicamente el alcanzado. Su acompañante y los ocupantes del coche causante de la desgracia resultaron muertos.”  Se contabilizarían así no menos de tres muertos entre los participantes de una carrera en el segundo siniestro fatal del naciente deporte del automóvil, aunque Geoff Tibballs sólo reconoce dos.

El pie de esta ilustración de la época dice que se trata del accidente del marqués de “Martaignac”, pero no parece ajustarse a la realidad del suceso. En realidad, el artista se refiere al accidente mortal del Renault nº 63 de Renault/Vauthier en la París/Madrid 1903
 (de “Formula One”, Bruce Jones editor general)






Criticando al progreso, en aquellos primeros tiempos se puso de moda caricaturizar los predecibles riesgos que para la población rural representaban esos infernales bólidos que recorrían las carreteras a velocidades aterradoras, como vemos en las siguientes ilustraciones (de William H. Bradley, René Chuquier, Stuart Travis, George Meunier, Ernest Montaut, Puechmagre, Ruriault, Lucien Faure y Lucien-Henri Weil  “Weiluc”,  entre otros).
Sin embargo, el accidente entre DeMontariol y De MONTAIGNAC no involucró a espectadores inocentes. Las crónicas cuentan que el primer peatón víctima del automovilismo fue Bridget Driscoll, una mujer de 44 años que resultó atropellada y muerta en Crystal Palace (Londres), en Septiembre de 1896, por un automóvil que circulaba a unos 10 km/h. Y la primera víctima ”inocente” en competición, un niño en la París/Berlín 1901
(archivos “L’Automobile, Cette Passion!”, “Auto Rama” y “Auto Mundo”)





Considerados una amenaza para personas, animales y plantas, los automovilistas eran perseguidos por gendaremes a caballo o en bicicleta, y podían llegar a ser tiroteados por los indignados aldeanos.
El fenómeno no era nuevo: cuando las primeras locomotoras de vapor comenzaron a surcar los campos de Gran Bretaña en el primer tercio del siglo XIX, los rústicos se rebelaron, pretextando que se vulneraban las leyes de la naturaleza, que las vacas iban a malparir y se perderían las cosechas. El campesinado, dependiente del clima, ha presentado tradicionalmente un carácter conservador, incluso retrógrado, enemigo del progreso. Las generaciones sucesivas de agricultores cultivaban la tierra a lo largo de los siglos con los mismos procedimientos que sus antepasados, hasta que la revolución industrial trastocó semejante conservadurismo
(archivos “L’Automobile, Cette Passion!”, “Auto Rama” y “Auto Mundo”)

   A pesar de la conmoción que debió suscitar este espectacular accidente mortal en la Périgueux/Bergerac/Périgueux, el evento no se suspendió y ningún participante abandonó la prueba motu proprio. El vencedor sería Georges Leys, al mando del inevitable Panhard & Levassor 6 HP. Con un tiempo de 3 h 54 mn, su promedio fue de 37,18 Km/h.

A partir de la fotografía de Dorcéne, F. Gébert realiza este dibujo prácticamente idéntico para la revista "L'Industrie Vélocipédique et Automobile" de Mayo de 1898
(archivo Gus)

   La marca Landry & Beyroux había sido fundada en 1894, con sede en Hondouville (Eure) y la razón social Cie  des Moteurs et Autos M. L. B. Era también conocida simplemente como MLB y posteriormente se trasladó a Passy (Seine), llamándose entonces Cie  des Moteurs et Autos M. et B., al perder a uno de sus socios.

   Como tantas otras, desapareció muy pronto, en 1902.  (A principio del siglo XX había unos 200 fabricantes de automóviles en Francia, aunque pocos sobrevivieran en los siguientes cien años.)  Pero entretanto había producido un biplaza con motor posterior monocilíndrico de 4 HP, caja de marchas de 3 velocidades y transmisión secundaria por doble cadena. La marca inscribió un 4 plazas en la Paris/Rouen 1894 (donde el mayor número de ocupantes puntuaba favorablemente) y, desde 1896, los modelos biplaza que presentaba en competiciones disponían de un motor sobrepotenciado hasta 5 ó 6 HP. El MLB del marqués de Montaignac debía ser uno de estos. En cuanto al Benz Parisienne de monsieurde Montariol, era aún más pequeño y menos potente que el MLB.

El Benz Parisienne de DeMontariol era como el de la foto, o una variante con los ligeros cambios que distinguían una unidad de otra en una época en que la fabricación en serie no se había establecido.
Se trata de una versión del Benz Velo, que se fabricó entre 1894 y 1902. Motor monocilíndrico de 115 mm x 110 mm, 1.142 cm3, 4,5 HP a 960 R/mn, caja de cambios de tres velocidades hacia delante, 425 Kg, 35 Km/h
(archivo http://commons.wikimedia.org/wiki/Category:1898_automobiles#mediaviewer/File:Benz_1898.JPG)



Fiacre Landry & Beyroux 1898.Suponemos que el automóvil de DeMONTAIGNAC era de este tipo, aunque sin capota. Un automóvil prácticamente de turismo, sin acondicionado especial para carreras.
Pero ya por entonces se desarrollaban versiones de mayor rendimiento destinadas a la competición; y, en seguida, auténticos coches de carreras y records, como este Jeantaud eléctrico que fue cronometrado a 93,73 Km/h en 1899 (segunda ilustración),
o este Mors 60 HP de 1901 que vemos en el tercer dibujo. Su motor era un V4 de 130 mm x 190 mm, 10.087 cm3, lubricación por cárter seco, 60 HP a 950 R/mn. Henri Fournier ganó con él la Paris/Bordeaux 1901 de 528 Km a 85,3 Km/h de media; y la París/Berlín del mismo año (VI Grand Prix del ACF): 1.105 Km, a 70,98 Km/h. Por cierto, promedios asombrosos si consideramos aquellos automóviles y aquellas carreteras
(de la Enciclopedia Burgess Wise
y dibujos de John W. Wood para la obra de T. R. Nicholson)

   Hijo de Louis-Raymond de Montaignac de Chauvance y de Sabine de Gaillard de Ferré d'Auberville, Renaud de Montaignac de Chauvance había nacido en el Château de Montaignac, Rue de Saint Hyppolite de Égletons (Haute Corrèze, Limousin), el 23 de Abril de 1851. Durante su agonía no perdió del todo la consciencia y confesó a los que le atendían que se sentía culpable de la desgracia



Postales del castillo de los DeMONTAIGNAC, en el que nació Renaud.
En el mapa se destacan la localización de Périgueux, donde tuvo lugar el siniestro, de Bergerac, el destino de la mitad de la carrera, y de Égletons, residencia del piloto
(de http://www.communes.com/limousin/correze/montaignac-saint-hippolyte_19300/cartes-postales-anciennes,2.html
y https://www.google.es/maps/@44.85193,0.488297,8z)


el auto accidentado de
Renaud DeMONTAIGNAC (1851–1898)


George Monkhouse & Roland King-Farlow
Robert Daley: pg. 15
Auto Rama y Auto Mundo: tomo 1, pg. 78-79
CuatroRuedas nº 2, 1963 (Retrospect): pg. 100 y 101
“El Automóvil, Ayer y Hoy”: pg. 20
J. Repollés: pg. 105
L´Automobile: Mayo de 1980, pg. 29
“Historia del Auto”: pg. 44
Autosprint: 17 de Mayo de 1986
Bruce Jones: pg. 8-9
Arritokieta (91098 -Edmond  Cohin-; 250599)
Rainer Nyberg
Piepers Koen
The Nostalgia Forum: 26 de Febrero de 2001 (Vasco); 9 de Febrero de 2004 (Muzza)
Geoff Tibballs: "Motor Racing's Strangest Races", pg. 9
Félix Muelas (281201)
Gus (Gustavo Morales)
Autopista: 1-7 de Junio de 2004 (L. A. Izquierdo), pg. 83
https://www.flickr.com/photos/mullevoorde/4563880525/
http://www.historicracing.com/driver_az.cfm?type=drivers_alpha&tStartRow=1&AlphaIndex=D&driverID=7892
http://www.gen-gen.ch/de+MONTAIGNAC+DE+CHAUVANCE/Renaud/1142915?CheckCookie=1
http://gw.geneanet.org/adecarne?lang=en&p=renaud&n=de+montaignac+de+chauvance
http://www.motorsportmemorial.org/focus.php?db=ct&n=824
http://www.thepeerage.com/p8918.htm
http://www.geneall.net/F/per_page.php?id=77969
http://www.laberezina.com/histoire/retrospectives/debuts/1895-1899.htm
http://mladenjergovic.com/markiz-je-bio-prvi
http://jpgleize.perso.neuf.fr/gp/gptom.htm


No Mirando a Nuestro Daño
(Todos los Pilotos Muertos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada