martes, 29 de marzo de 2011

Freddie McEVOY (1907 – 1951) Australia

FREDDIE McEVOY – NO ERA UN SÍMBOLO



270211

amigos,

   Freddie McEvoy no fue un piloto muy conocido. Algunos pensaran que su vida tampoco fue ejemplar. Sin embargo, hay otras opiniones. Y, de todas formas, no es recomendable juzgar a nadie sin haberle conocido.

hastaluego



Freddie  McEVOY   (1907 – 1951)      Australia    280211 actualizado 10411


“Se necesita una imaginación infantil y corrompida
para convertir en símbolos a los demás.”

Tobias Wolff (1989)
[traducción de Maribel de Juan]


   Frederick Joseph McEvoy nació en Tasmania el 12 de Febrero de 1907 (otros dicen que tuvo esa ocurrencia en Melbourne, Virginia). En todo caso, consagró su vida al deporte –para lo cual tenía suficientes facultades físicas– y al goce, huyendo del trabajo rutinario –y para lograrlo también demostró poseer suficientes facultades mentales. De él dijo Errol Flynn. “Tenía un talento especial para sacarle jugo a la existencia; una trayectoria digna de ser imitada.”

   Fue rival del famoso piloto-playboy Porfirio RubIrosa (1909-1965) y antecedente de otro piloto dilettante de su especie, Alfonso de Portago (1928-1957), en lo de ganar en bobs-leigh medallas olímpicas y mundiales.

   En efecto, en los juegos olímpicos de invierno de Alemania 1936, durante las pruebas celebradas en Garmisch-Partenkirchen conquistó una medalla de bronce en el bobs a cuatro y un 4º puesto en el biplaza. El año siguiente, en los campeonatos mundiales FIBT logró el oro en Cortina d’Ampezzo (bobs a dos) y en Saint Moritz (a cuatro); hazañas que repetiría en Garmisch-Partenkirchen 1938 (oro a cuatro) y Saint Moritz (plata a dos). Por último, en Cortina d’Ampezzo 1939 volvió a lograr la plata en el bobs-leigh a dos.

   En cuanto al automovilismo, en 1937 se señaló por marcar un record oficioso entre París y Niza, recorrido en el que tardó 9 horas y 45 minutos (~ 95,5 Km/h). Utilizó para ello un Talbot Lago coupé y ganó los 10.000 $ que había apostado por recorrer el trayecto en menos de diez horas.


1937 Talbot-Lago T150C SS Figoni et Falaschi ‘Goutte d'Eau’




El Talbot Lago 150C SS Coupé Goutte d’Eau Figoni et Falaschi con el que McEVOY estableció una marca en 1937: Paris/Nice en menos de 10 h y a casi 100 Km/h de media. Se asegura que el Talbot rojo de la segunda foto es el mismo, y que su primer propietario fue Freddy McEVOY (lo cual es extraño, puesto que los coches de Freddie solían estar registrados a nombre de sus esposas), aunque presenta algunas diferencias con el anterior, aparte del color (otra matrícula, pequeñas luces de posición en el ápice de las aletas guardabarros delanteras). Quizá se trate de dos ejemplares distintos y ambos fueron propiedad de Beatrice Cartwright, señora de McEVOY en la época. En todo caso, podemos apreciar una (o dos) de la docena de unidades semejantes que se fabricaron. En las siguientes fotos, algún otro ejemplar y diversos detalles de este modelo fabuloso, habitual en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach: escaso maletero, instrumentación optimista (hasta 6.000 R/mn y hasta 250 Km/h). De todas formas, una joya (© Richard S. Adatto en http://www.adattoauto.com/photo2.shtml y de http://masinisiistorialor.blogspot.com/)

   Pero McEvoy no se limitó a esto en el automovilismo sino que fue autor de cosas más serias. Además de ser propietario consorte de un Jaguar SS o un Railton Terraplane, en 1935 había participado en las 1.000 Millas italianas, y la temporada siguiente emprendía toda una campaña en clase voiturette con un Maserati 6CM 1.500 cm3. Aunque abandonó en Mónaco, Deauville y Albi, en Picardía se clasificó 4º, fue también 4º en la Coppa Acerbo, 8º en la Coppa Ciano, 7º en el Grand Prix de Suiza y 6º en la Vanderbilt Cup.

En la Vanderbilt Cup Race 1936, la carrera que ganó Tazio Nuvolari, McEVOY se clasificó 6º con este Maserati 6CM litro y medio nº 12, cubriendo 75 vueltas al Roosevelt Raceway de Long Island a un promedio de 97,4 Km/h. En el Maserati le relevó Carlo-Felice Trossi (archivo Howard Hoplick en www.vanderbilt cupraces.com)

   Freddie McEvoy fue amigo íntimo del actor de cine Errol Flynn (1909-1959), que también era natural de Tasmania y un vividor vitalista del mismo género. Sólo que a Flynn no le dio por pilotar autos de carreras, aunque sí lo hizo con avionetas; en todo caso, ambos compartían la pasión por la navegación a vela en alta mar. Freddie estaba habituado a las aventuras peligrosas, las situaciones comprometidas y los deportes de riesgo, lo que le valió el apodo de Suicide Freddie.


McEVOY fue padrino de Errol Flynn cuando éste se casó con Patrice Wymore el 23 de Octubre de 1950 en la iglesia luterana de la Transfiguración de Niza. Era la tercera boda de Errol, quien, a su vez, en 1949 había sido padrino de Freddie en su tercera boda, cuando contrajo matrimonio con Claude-Stephanie Filâtre en Miami. Algunas de sus anteriores partners  habían sido Beatrice Benjamin Cartwright y Barbara Hutton (de www.time.com, archivo Aresia en www.theerrolflynnblog.com y de errolflynnstates.com)

   Como Freddie vivió en Hollywood una temporada, también se las arregló para aparecer en un par de películas de 1943 en papeles de figurante: “Thank Your Lucky Stars” de David Butler y “The Desert Song” de Robert Florey.

Thank Your Lucky Stars Poster
“Thank Your Lucky Stars” era un musical que pretendía levantar la moral de un país en guerra (archivo www.imdb.com)

   Si su vida fue frívola, incluso delictiva, su muerte resultó heroica. Se encontraba haciendo un crucero por el mar Mediterráneo con su esposa Claude en un pequeño yate tipo dutch, el Kangaroo, de 104 Tm, que sólo disponía de un único motor auxiliar, cuando tuvieron la ocurrencia de pasar al océano Atlántico. Y frente a la costa Oeste de África les sorprendió una violenta tempestad que les desarboló, rompiendo mástiles y anegando la sala de máquinas. El yate encalló en unos arrecifes frente al cabo Cantin, a la vista de testigos marroquíes, espectadores impotentes de la tragedia desde la costa. Freddie ató en el palo mayor a Claude y a su doncella Cécile y decidió ir a nado a tierra firme para recabar ayuda. Era una hazaña inconcebible, pero aquel atleta la consiguió efectuar.

   Sin embargo, una vez en la costa nadie se atrevió a secundarle en el salvamento al carecer de medios, por lo que resolvió volver a nado al barco varado. Soltó a las dos mujeres y se zambulleron los tres, emprendiendo la imposible travesía. Cécile se ahogó prácticamente en el acto mientras que a Claude le fallaron las fuerzas. Cuando McEvoy estaba a punto de volver a ganar la orilla, se dio cuenta del apuro de Claude y retornó a por ella. Casi llegaban a tocar las pértigas y manos que les tendían los lugareños cuando una enésima tromba en reflujo se los llevó para siempre. Era el miércoles 7 de Noviembre de 1951.

   A pesar de que vivía a lo grande, Fred McEvoy no tenía fortuna personal, pero sus dones, sus mañas y su carisma le permitieron semejantes excesos sin dar golpe. Errol Flynn lo recuerda así: “La gente como yo tenía que trabajar. Freddie no necesitaba hacerlo, ni siquiera para moverse en el lujo. Existe un don que no todo el mundo posee. Éramos amigos desde hacía veinte años y su muerte me afectó muchísimo.”

Freddie McEVOY (1907–1951)


Errol Flynn, pg. 91 y 350-351
http://www.ask.com/wiki/Frederick_McEvoy
http://www.imdb.com/name/nm0568567/
http://en.wikipedia.org/wiki/Frederick_McEvoy
http://www.kolumbus.fi/leif.snellman/dm.htm
http://www.theerrolflynnblog.com/blog/_archives/2011/2/5
http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,857036,00.html
http://forums.autosport.com/lofiversion/index.php/t54536.html

No Mirando a Nuestro DaÑo
(Todos los Pilotos Muertos)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada