miércoles, 5 de noviembre de 2014

Albert CLÉMENT (1883 – 1907) Francia

http://www.pilotos-muertos.com/home.htmlhttp://www.pilotos-muertos.com/Biografias%20publicadas.htmlhttp://www.pilotos-muertos.com/%C3%9Altimas%20biograf%C3%ADas.htmloterodesaavedra@gmail.com

ALBERT CLÉMENT ALEGRÍA Y PESADUMBRE



170507

amigos,

   pasará inadvertido, pero hoy se cumple el primer centenario de la muerte de Albert Clément, el piloto número uno de la marca Clément-Bayard.

hastaluego



Albert  CLÉMENT   (1883 – 1907)       Francia      150498 actualizado 20614


"Pesadumbre y alegría
de la madre y de la hermana."

Pepe Blanco: "Cocidito Madrileño"
(letra de Rafael de León y Antonio Quintero Ramírez,
música de Manuel López Quintero)


   Hijo mayor del famoso constructor Adolph Clément, del que fue el principal piloto de pruebas y competición a partir de sus 17 años, y que murió en los entrenamientos del X Grand Prix del Automobile Club de France, Circuit de Seine Inférieure (Dieppe), sobre un Clément-Bayard de 12,9 litros.

Albert CLÉMENT en la Cours de Côte du Gaillon 1903, la carrera que ganó Rigolly con un Gobron-Brillié 100 HP ante Arthur Duray (Gobron-Brillié 110 HP) y Pelzer (con Gardner-Serpollet). El Clement-Bayard se presenta en configuración de montaña: sin carrocería, chasis aligerado, depósito pequeño, despojado de todo lo prescindible en una carrera tan corta, de sólo un kilómetro; parece que tampoco lleva radiador en el circuito de refrigeración
(de Internet)

   Su padre, Gustav Adolph Clément, era un emprendedor industrial de éxito. Y de mucho mérito, puesto que se quedó huérfano muy pronto; y, aunque él deseaba seguir estudios técnicos en la reputada Escuela de Artes y Oficios de París, su tutor le envió a trabajar de empleado en un colmado. Pero él no cejó; autodidacta, a los 16 años se construyó una bicicleta de madera, recorrió Francia con ella, se hizo ciclista profesional y aprendió mecánica por su cuenta.

Gustave Adolphe Clément (1855-1928)

   Bueno, pues en 1878 ya fabricaba bicicletas en el nº 20 de la Rue Brunel de París, con 5 obreros. Crea una escuela de ciclismo en la que sus alumnos deben comprar una bicicleta Clément. Para 1880 ha tenido que ampliar su instalación anexionándose el edificio contiguo nº 18, y ya emplea a 150 trabajadores, que en 1882 serán 400. El negocio marcha, dada la popularidad que ha adquirido la bicicleta; en 1894 su capital social será de cuatro millones de francos franceses.

Adolphe Clément y su esposa en 1891, paseando con un triciclo biplaza ideado por él
(archivo André Cluck en “L’Automobile”)

   Pero Clément es un emprendedor que no se conforma con eso. Ha creado velódromos en terrenos que luego suben de valor y que le servirán para abrir nuevas fábricas. Se hace accionista y representante de los neumáticos Dunlop y de los automóviles Gladiator y Humber, para lo que establece un local en Pré-Saint-Gervais, en las afueras de París. Es copropietario y director comercial de la Panhard & Levassor. Abre una fábrica de 4.500 m2 en el nº 33 del Quai Michelet en Levallois-Perret, porque, además de las bicicletas, construye ahora triciclos y cuadriciclos con motor DeDion desde 1896. Además de los Clément-Gladiator, habrá también autos Clément-Panhard a partir de 1900; de estos últimos fabricará 400 unidades en la fábrica de Levallois.


Interesado en el automóvil, en 1896 Clément ya había presentado varios prototipos con motores DeDion, en colaboración con el ingeniero Michaux: un monoplaza con motor bicilíndrico horizontal de 2 HP y un biplaza de 3 HP (primera foto). Su inquietud le mueve a viajar a los Estados Unidos una vez al año para observar la industria de allí y comprar máquinas-herramienta que le facilitarán el trabajo de fabricante de bicicletas y automóviles, proporcionándole ventajas ténicas y comerciales de cara a sus rivales en la industria francesa.
Como piloto, en 1899 disputa el Tour de France Automobile/IV Grand Prix del ACF con el Panhard & Levassor nº 11 de la segunda foto, con el que no terminó. La carrera la ganó René DeKnyff con otro Panhard nº 9 (2.173 Km a 48,6 Km/h de media). Clément ha tenido que hacer 700 Km en una jornada, pero será vìctima de una avería.
Sin desanimarse, en 1901 participará en la París/Berlín, VI Grand Prix del Automobile Club de France con el Panhard & Levassor nº 18, tardando 21 h 53 mn 38 s y clasificándose 20º scratch, a 50,4 Km/h. El ganador, Henri Fournier, había empleado 15 h 33 mn 0,6 s, lo que representaba un promedio de 70,95 Km/h
(archivo André Cluck en “L’Automobile”)

   Con el conde DeDion crea en 1900 el diario “L’Auto-Vélo”. Comienza a fabricar automóviles de diseño propio de su marca: un monocilíndrico de 7 HP en 1900, un bicilíndrico de 12 HP en 1901, un tetracilíndrico de 16 HP en 1902. Y después piensa en autos de carreras, lógicamente. Ya conocemos el Clément-Bayard de montaña de 1903. En 1905 presentará un 4 cilindros de 16.286 cm3 y 100 HP. Tras el ingeniero Michaux, ahora trabajarán para él, sucesivamente, los ingenieros Barbarou, Dumont y Guillelmon.



El primer Clément-Panhard & Levassor anunciado en 1900, un automóvil de peso pluma con un monocilindro Panhard colocado bajo el asiento biplaza.
Luego, un racer de Grand Prix Clément-Bayard de 1903 y una limousine de lujo de 1906
(archivos André Cluck en “L’Automobile”, Jean Fondin
y Lucien Loreille en la Enciclopedia Georgano)

   Clément se verá obligado a ampliar aún más sus fábricas y abre una nueva en Mézières, de 17.000 m2. Además, tenía otra instalación en Neuilly-sur-Seine, en la banlieu de París, nº 57 del Boulevard de la Saussaye. Ya trabajan para él más de 2.000 operarios y el capital de sus empresas asciende a 22 millones de francos. El emblema elegido para sus productos es una figurilla dorada que representa al general Pierre du Terrail, el señor de Bayard, el caballero sin miedo y sin tacha que en 1521 había librado a la ciudad de Mézières del asedio del duque de Nassau. En 1904 es nombrado Clément Chevalier de la Légion d’Honneur. Posteriormente recibiría la autorización del Consejo de Estado para cambiar su apellido y el de sus descendientes por el de Clément-Bayard.




Pierre du Terrail, señor de Bayard, “le chevalier sans peur et sans reproche”.  Clément ya fabricaba accesorios con ese nombre, como este carburador. Pero desde 1903 los automóviles Clément serán Clément-Bayard. Y después de la I Guerra Mundial se recordará en la propaganda de la marca que sus bicis y sus autos también ayudaron a ganarla
(archivos Rob de la Rive Box y André Cluck en “L’Automobile”)

   Su hijo Albert, nacido en París el 7 de Julio de 1883, era un notable piloto que había quedado 10º en la eliminatoria francesa para la V Copa Gordon Bennett 1904, en Argonne, con su Clément-Bayard 80 HP (11,3 litros, transmisión por cadena). Pero el siguiente 24 de Julio fue 1º sin discusión en categoría voiturette del Circuito de Las Ardenas 1904 (Bastogne), entrando con su Clément-Bayard 18 HP nº 5 por delante del Darracq de J. Edmond, a 53,9 Km/h y marcando también la vuelta más rápida a 63,89 Km/h. En la prueba principal para racers de Grand Prix, el III Circuit des Ardennes celebrado el día siguiente, Clément se clasificó 3º, tras los Panhard & Levassor de George Heath y Georges Teste.


Albert CLÉMENT
(fotocomposición de Gus (Gustavo Morales)
y archivo http://en.wikipedia.org/wiki/Albert_Cl%C3%A9ment)

   A fin de temporada fue 2º en la primera edición de la Copa W. K. Vanderbilt junior, disputada el 8 de Octubre de 1904 sobre el circuito de Long Island (New York), después de hacer una carrera de desgaste en la que los más rápidos junto con los no tan rápidos (Herbert Lyttle, Charles Schmidt, A. L. Campbell, Henri Tart, Karl-Klaus Luttgen, Fernand Gabriel, Frank Croker, Spyder Webb, E. E. Hawley, Georges Teste, Maurice Bernin, Christian Werner, et cetera, hasta 21) fueron quedando en la cuneta.


Albert CLÉMET y su copiloto con el Clément-Bayard con el que corrió la I Vanderbilt Cup 1904, carrera que casi ganó. La vuelta más rápida la firmó Georges Teste (Panhard & Levassor 70 HP), a 114,194 Km/h
(archivo motorsport.com en www.flickr.com)

   Con su Clément-Bayard 80/90 HP nº 12, Albert alcanza la 2ª plaza en la 6ª vuelta al circuito triangular (con Queens, Jericho y Plain Edge como vértices), encontrándose entonces a 21 mn 7 s del líder, George Heath (Panhard & Levassor 70 HP). Al entrar en la 10ª vuelta ha conseguido reducir la distancia a menos de 2 minutos, pero la carrera (de 457,7 Km ~ 284,4 M) acaba entonces. Nada más cruzar la meta (1 mn 28 s por detrás del Panhard de Heath y casi 1 hora por delante del Pope-Toledo de Herbert Lyttle), Albert protesta ante Vanderbilt al sentirse perjudicado por haber sido mal informado acerca de la normativa sobre reparaciones y reabastecimiento en los puestos de control. Moralmente, se consideraba ganador. Pero su reclamación fue desestimada.

   1905 es un mal año en su palmarés. Los Clément-Bayard 80 HP, que tan bien se habían portado el año anterior, sufren problemas de fiabilidad y Albert no concluirá ni la eliminatoria para la VI Copa Gordon Bennet, ni la II Copa Vanderbilt, ni la II Copa Florio. [Con un Clément-Bayard 35/45 HP, Fritz Werner se clásifica 5º en la Herkomer Konkurrenz de Agosto, tras tres Mercedes y un Opel.] Pero en 1906 Albert Clément será uno de los tenores en el IX Grand Prix del ACF (que otros consideran el primero), celebrado sobre el circuito de Le Mans en dos jornadas. Clément se clasificará 3º al volante del Clément-Bayard 100/125 HP nº 13A, tras el Renault de Szisz y el FIAT de Nazzaro, con quien sostuvo un espectacular duelo. Nuestro hombre había llegado a liderar la prueba dos vueltas, pero los pinchazos de neumáticos, muy abundantes aunque que no afectaban a todos por igual, contaban mucho en aquellas carreras.


Albert CLÉMENT ayuda a su mecánico a desplazar el Clément-Bayard nº 13A con el que van a disputar el Grand Prix del ACF 1906. Parece que lleva un casco rígido, lo cual era insólito en aquella época. En la carrera lo vemos manejar el auto, que subvira, negociando bastante ceñido el viraje Conerré de Le Mans. En esta prueba se clasificó 2º en la primera manga y 3º en la final
(archivos Christian Moity y Serge Bellu)


El Clément-Bayard Grand Prix nº 13A que CLÉMENT supo llevar al tercer puesto en el Grand Prix del ACF 1906
(archivo Serge Bellu y dibujo de John W. Wood para la obra de T. R. Nicholson)

    En la quinta edición de Les Ardennes Belges fue 6º, y en la Vanderbilt Cup de ese año, 4º, por detrás de Wagner, Lancia y A. Duray, pero por delante de Jenatzy y Nazzaro. Albert utilizaba el Clément-Bayard aparecido el año anterior, con motor de 4 cilindros cuadrados (160 mm x 160 mm), 12.868 cm3 y 100/125 HP, encendido por magneto de alta tensión y transmisión por árbol cardánico.

En la III Vanderbilt Cup 1906, del 6 de Octubre, tanto Albert CLÉMENT como su copiloto volvían a llevar cascos rígidos, tal vez metálicos. No serían obligatorios en Indianápolis hasta 1935, treinta años más tarde. Que los tripulantes del Clément-Bayard nº 15 los utilizaran quiere decir que prestaban atención a la seguridad pasiva. Albert no era, pues, un piloto del tipo suicida. Pero sí rápido: completó las 10 vueltas y su promedio (94,95 Km/h) no se encontraba muy lejano de el del ganador (98,84 Km/h)
(archivo http://www.vanderbiltcupraces.com/blog/article/thursday_december_31_2009_the_17_cars_of_the_1906_vanderbilt_cup_race1)

   Jeanne, la hermana menor de Albert, va a casarse el 25 de Abril de 1907 con Fernand Charron (1866-1928), que había sido, a su vez, un extraordinario ciclista y, a partir de 1897, excelente piloto de los Panhard & Levassor de carreras, uno de los ases de entre los pioneros. Albert se encuentra por entonces haciendo el servicio militar en Vincennes (donde da clases de conducción a oficiales diplomados de estado mayor) y tiene que pedir permiso para asistir a este acontecimiento, así como para entrenar el próximo Grand Prix del ACF en Dieppe.

El ejército supo aprovechar las cualidades de Albert CLÉMENT durante el servicio militar, en tanto que mecánico, chauffeur y monitor de pilotaje para oficiales
(archivo André Cluck en “L’Automobile”)

   Se lo conceden y asiste a la boda, pero tres semanas más tarde, el viernes 17 de Mayo, surgirá la tragedia mientras Albert reconocía el recorrido sobre el que se iba a celebrar la prueba, acompañado de un amigo de la infancia, Richard Gaudermann, que oficiaba de co-équipier.

El as ciclista y automovilista Fernand Charron se casa con Jeanne Clément el 25 de Abril de 1907 en Neuilly
(archivo André Cluck en “L’Automobile”)


CLÉMENT/Gaudermann, muy cerca del desastre
(archivo André Cluck en “L’Automobile”)

   Al retrasar ligeramente la curva rápida a derechas de Saint-Martin-en-Campagne, sale muy largo y las ruedas de babor entran en el césped. Clément endereza el auto pero sigue por la yerba antes de volver a la pista, sin reparar en un haz de leña disimulado bajo la maleza. El tren delantero del Clément-Bayard escala el obstáculo, que sirve de trampolín, y vehículo y ocupantes efectúan un salto de 33 metros que acaba en vuelco, lo que da idea de su velocidad. Los pilotos salen despedidos y, aunque Gaudermann sólo sufre ligeras heridas en la muñeca derecha y la rodilla izquierda, Albert Clément se mata en el acto, desnucado, iniciando la leyenda de la maldición que planea sobre los herederos de los grandes creadores de empresas automovilísticas: Washington Roebling II, Roger Stearns, Willard Lamb Velie, Jean Bugatti, Edsel Ford, John Lyons, Alfredino Ferrari y los Agnelli (Edoardo, Giorgio, Giovanni-Alberto, otro Edoardo...). Albert tenía entonces 23 años.


Los restos del Clément-Bayard de CLÉMENT/Gaudermann sobre el terreno y transportados en un camión hipomóvil
(archivos Gus y André Cluck en “L’Automobile”)

   Adolphe Clément se sobrepone al dolor y, no pensando en abandonar, le pide a Richard Gaudermann (19º en la Targa Florio unas semanas antes) que tome parte en la carrera; pero éste, muy conmovido por la muerte de su amigo, renunciará. Un Clément-Bayard pilotado por Pierre Garcet terminará 8º; otro a cargo de Elliot Shepard será 9º, y un tercero, de “Alezy”, que sustituye a Albert Clément, se retirará en la 5ª vuelta.

   A pesar de la tragedia, Adolph Clément no abandona las carreras, y para 1908 ha preparado un nuevo racer: un 4 cilindros de 13.963 cm3, válvulas inclinadas en cabeza y un árbol de levas en culata, según G. N. Georgano y Jean Fondin. Sin embargo, el documentado Rob de la Rive Box dice que el Clément-Bayard creado para este Grand Prix era un 6 cilindros de 12.963 cm3, válvulas en cabeza, 138 HP a 1.450 R/mn y 170 Km/h. De una u otra forma, el mejor Clément-Bayard sera clasificado 4º, siendo el primer auto francés, por detrás de los insolentes Mercedes y Benz; se trata del nº 11, pilotado por Victor Rigal. El Clément-Bayard nº 28 de Fernand Gabriel entrará 12º. Y el del as belga Lucien Hautvast se retirará en la 5ª vuelta por problemas con las ruedas desmontables de su nº 44, que han resultado defectuosas.


La pérdida de su hijo no hizo decrecer la intensidad con la que Adolph Clément atendía sus múltiples negocios. El poster reproducido, debido al artista Lucien-Henri Weil “Weiluc”  y aparecido en 1908 es propaganda de la marca de automóviles Bayard.
Victor Rigal y su mecánico con el Clément-Bayard nº 11 que clasificaron 4º en el Grand Prix del ACF 1908
(archivos “Poster Power” y Serge Bellu)

   En esta prueba, que se ha corrido de nuevo en el Dieppe de los malos recuerdos, Gaudermann será riding mechanic de Pierre Garcet en el Motobloc inscrito con el nº 20 y que se clasificará 14º. En Septiembre del mismo 1908 disputa la Coppa Florio de Bologna con el Motobloc nº 2, que comparte con Chalus. Y tres lustros más tarde, otro Gaudermann (o quizá el mismo), vencerá en su categoría en la Course de Côte de Planfoy 1921 (con un Voisin), será 3º en el Grand Prix de France Tourisme 1922 (con Peugeot) y 2º en la misma prueba en 1924 (Voisin, categoría 1.400 Kg) y 1925 (Steyr, categoría 5.000 cm3), además de haber acabado 3º en el III Circuit des Routes Pavées 1923 (con Voisin).

Gaudermann fue el copiloto de Pierre Garcet en este Motobloc nº 20 que clasificaron 14º en el Grand Prix del ACF 1908
(archivo Serge Bellu)

   Por su parte Adolphe Clément traspasará sus instalaciones automovilísticas de Levallois a la empresa emergente de André Citroën en 1922. Desde 1908 se ha interesado por los dirigibles, construyendo alguno de pasajeros que volará sobre París y Londres; también había sido uno de los constructores de la Torre Eiffel. Murió en 1928 al sufrir una apoplejía fulminante cuando se dirigía a un consejo de administración. En Levallois hay una calle con su nombre; y en una casa de Pierrefonds (Oise), una placa anuncia que allí nació, hijo de un modesto cerrajero


Albert CLÉMENT (1883–1907)


Lectures pour Tous: 1 de Septiembre de 1913, pg. 1.544
George Monkhouse
Auto Rama: tomo 3, pg. 625
Miguel DeCastro: pg. 365-366
Enciclopedia Salvat del Automóvil: tomo 4, pg. 104
T. R. Nicholson, pg. 122
L´Automobile: Septiembre de 1973 (André Cluck), pg. 64
Serge Bellu: pg. 21
Rétroviseur : Octubre de 1990 (Ducloux), pg. 84
Jean Fondin: pg. 169
Motor Clásico: Septiembre de 1993 (L. F. Medina), pg. 18; Agosto de 1994 (Andrés Ruiz) pg. 10
César Oliver: pg. 113
Arritokieta (130500)
F. Verplanken (160102 –Henri Cohin. “L’Historique de la Course Automobile, 1894-1977", pg. 64)
Rob de la Rive Box: pg. 84
http://www.vanderbiltcupraces.com/drivers/bio/clement
http://en.wikipedia.org/wiki/Albert_Cl%C3%A9ment


No Mirando a Nuestro Daño
(Todos los Pilotos Muertos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada