lunes, 8 de diciembre de 2014

Felice BONETTO (1903 – 1953) Italia

FELICE BONETTO NI LEALTAD NI OBLIGACIONES



80608

amigos,

   Felice Bonetto, nació hace 105 años y murió hace 55. Fue un piloto bravo y pintoresco, de espíritu independiente y algo exhibicionista.

hastaluego



Felice  BONETTO   (1903 – 1953)                Italia           120997 actualizado 251114

para Matilde T., con mi admiración


"Siendo como era un verdadero humanista,
no se sentía obligado por lealtad a nadie,
ni reconocía más obligaciones
que las impuestas por su propio genio."

Kenneth Clark (1939)


   Veterano piloto motociclista y automovilista que murió en el transcurso de la IV Carrera PanAmericana. Juan-Manuel Fangio, que le apreciaba mucho, lo describe como  “audaz y maravilloso corredor”,  aunque le espantaba tener que ir a los circuitos de pasajero en un auto que condujera Felice. (Fangio no obtuvo el permiso de conducir argentino hasta bastante después de lograr su quinto campeonato mundial de pilotos de fórmula I de la FIA.)

   Bonetto formaba parte del equipo Lancia, junto a Taruffi, Bracco, Castellotti y el propio Fangio; equipo que, realmente, apenas tenía rival en la edición de 1953 de  La Carrera  salvo el Ferrari de Maglioli, más torpe en las zonas viradas pero más potente y rápido en las largas rectas.

El equipo Lancia en La Carrera PanAmericana 1953: Taruffi, BONETTO, Castellotti, Fangio y Bracco. Todos iban con Lancia D24 Spider Competizione (V6 3,3 l, 265 HP a 6.500 R/mn, 265 Km/h) salvo Castellotti y Bracco, que llevaban el modelo anterior adaptado, D23 Spider Competizione Carrera Messicana (V6 3,1 l, 230 HP a 6.200 R/mn, 250 Km/h)
(archivo A. Mourille en "Motor Clásico")

   Desde la primera etapa, Tuxtla Gutiérrez/Oaxaca, Bonetto se instaló en cabeza, pero, para dar espectáculo a los aficionados, había entablado un duelo con Taruffi, mientras Fangio se mantenía a la expectativa. Con su inteligente planteamiento de las carreras, Fangio propuso a Felice una táctica de prudencia: que dejara pasar a Taruffi –en lugar de llevarlo a su cola– y le siguiera, controlando de cerca la distancia que les separaba. Con la ventaja que tenía acumulada, Bonetto sería el ganador si no se le escapaba Taruffi, y éste sería quien correría con los riesgos de abrir la ruta. Sin embargo, Felice Bonetto se negó: "No, no, yo no quiero que me pase Taruffi."

   Pero, a pesar de sus deseos, en Oaxaca/Puebla ganó Taruffi, y también en la tercera etapa, ante Bonetto, Maglioli y Fangio. Pero Felice seguía encabezando la clasificación general: 1º Bonetto, 2º Taruffi a 41 segundos, 3º Fangio a 7 minutos y 4º Maglioli a 12 minutos.

   Más tarde, ya en la cuarta etapa (Ciudad de México/León), disputada el sábado 21 de Noviembre, Taruffi, en la estela de Bonetto (con su estilo medido y ajustado, menos espectacular que el de Felice), sufrió un percance que le averió la dirección de su D24, por lo que, aunque siguiera en carrera, ya no podría plantear batalla. Pero Bonetto no lo sabía. Fangio comenta que, si hubiera echado un vistazo a su retrovisor en ese momento, tal vez no se habría matado. En la ciudad de Silao existían pequeños regatos o caces que cruzaban la calzada para conducir las aguas de lluvia. Metiendo la rueda en un caz, Bonetto salió catapultado y se estrelló contra una farola y un edificio, matándose en el acto. En cambio, Canestrini sostiene que Bonetto conocía la existencia de los caces, pero que fue el apercibirse de las dificultades de Taruffi lo que le desconcentró. ¿Cómo saber exactamente qué fue lo que le distrajo durante una fracción de segundo, llevándole a cometer un error fatal?

   El Lancia quedó en un lugar de peligroso acceso, en plena Avenida de Mayo, así que los comisarios decidieron no tocarlo mientras no pasaran los restantes autos, una vez comprobado el deceso del piloto, cuyo cadáver permaneció más de una hora al volante de su última máquina.

Así quedó el Lancia D24 nº 34 de Felice BONETTO tras su accidente mortal en La Carrera PanAmericana 1953
(prensa de la época)

   La victoria fue a parar al gran táctico Fangio, que no se había anotado ninguna victoria de etapa, mientras que las hazañas del fogoso Umberto Maglioli (1928-1999) no tuvieron recompensa: tras perder una rueda a 200 Km/h, le toma el coche a su colega Ricci y emprende otra furiosa cabalgada, con puntas de 280 Km/h, que le lleva a ganar la última etapa, Chihuahua/Ciudad Juárez, a 222,6 Km/h de escalofriante media; pero no podrá clasificarse mejor que 6º en la general. En esta edición, la anteúltima de la mortífera PanAmericana, encontraron la muerte tres pilotos y seis espectadores, y en la prensa italiana se pudo leer el macabro titular:  "La muerte gana esta carrera."  (“La morte vince questa gara.”)


La IV Carrera PanAmericana fue para Fangio (Lancia D24 nº 36), pero podía haber sido para BONETTO si hubiera ido más atento. 2º fue Taruffi, y 3º, Castellotti.
Un completo triunfo de la Lancia, que tenía a su alcance copar las 5 primeras plazas (pero Bracco había roto el puente trasero de su D23). El copiloto oficial de Fangio era Bronzoni, aunque en las fotos se le ve en solitario (a Fangio no le gustaba correr con copiloto desde la muerte de Daniel Urrutia en 1948). También BONETTO iba solo.
En la propaganda que aprovechaba el éxito en la IV Carrera Messicana, la Lancia no creyó oportuno dedicar un recuerdo a Felice BONETTO
(archivo Weernink & Cimarosti)

   Felice Bonetto había nacido en Manerbio (Brescia) el 9 de Junio de 1903, y su carrera como piloto (iniciada en el motociclismo en 1920 y continuada en el automovilismo una década más tarde) estuvo marcada por su carácter impulsivo, por su enorme valor y por su fama (en realidad, no demasiado justificada) de conductor propenso al accidente y la rotura mecánica, lo que le dificultó disponer de monturas oficiales competitivas, teniendo que conformarse con correr como privado (con Rex Acme, Bugatti, Cisitalia, OSCA, Maserati y Alfa Romeo, principalmente).

   Felice pilotaba con semblante calmo y postura relajada (en contraste con la impulsiva fogosidad con que baqueteaba al coche), comprimiendo a menudo entre sus dientes, con la convencional elegancia impasible de un lord inglés, una boquilla o una pipa, a la manera de Oldfield, Trossi, Marimón, Bracco o Bryan; y, en aviación, de Douglas Bader. Era un  poseur  dominado por una cierta fatuidad infantil, y su conducción resultaba brava, veloz y espectacular, pero carecía del rigor y del talento de sus mejores coetáneos (Varzi, Wimille, Fagioli, Sommer, Taruffi, Villoresi, Ascari, Fangio), que resultaban habitualmente más eficaces que él.





Con una pipa o una boquilla entre los dientes, Bonetto aparenta no perder la calma, incluso cuando tiene que corregir un semitrompo de los que hacen perder mucho tiempo.
En la segunda foto, del famoso fotógrafo Corrado Millanta, Felice lleva un Cisitalia 1.200 en Mantua 1948.
Con el nº 84 se encuentra disputando la Coppa d'Oro delle Dolomiti 1953, en la que se vería obligado al abandono por fallo del embrague del Lancia D23
(de la Enciclopedia Salvat, f1passion.it y archivo Weernink & Cimarosti)

   Tras la II Guerra Mundial pilotó un Delage 3,0 litros (victoria en el Circuito de Florencia 1947, a 102 Km/h), un Maserati 1.500 y un Cisitalia D46 oficial (dos victorias en 1947: Asti y Vigevano). En 1948 se proclamó campeón nacional de fórmula ll al vencer en Vercelli y Mantua con su Cisitalia. En el Gran Premio de Bari fue 2º, llevando el Cisitalia tras el Ferrari de Chico Landi. Y la Copa Nuvolari (Circuito de Mantua) la ganó, ante Cortese y Varzi y a 107,97 Km/h. El año siguiente corrió con un Ferrari oficial (3º en Bari), pero su carácter indomable chocaba con las órdenes de equipo, y abandonó la marca del commendatore (a quien había gratificado con dos 2os puestos: en las Mil Millas 1949 tras Biondetti, y en el Gran Premio del Autódromo de Monza tras Fangio) para seguir como independiente con un OSCA 1.100 y un antiguo Alfa Romeo V12 4,5 l 430 HP de 1937 (con el que obtuvo una victoria en Oporto, a donde había llevado el Alfa conduciéndolo por carretera y llegando tarde a los ensayos, por lo que salió en cola de parrilla).

Al Gran Premio de Bari 1948, la Alfa Romeo decidió no acudir, dada la abusiva superioridad de sus Alfettas, que restaba emoción y mérito a la victoria de alguno de sus pilotos. La organización decidió entonces disputarlo en fórmula II (hasta 2,0 litros sin compresor). BONETTO fue de los más rápidos con su Cisitalia de menor cilindrada: 2º en la parrilla (tras Farina y ante Taruffi, Villoresi, Landi, Varzi, Nuvolari…).
En la salida se adelantó a Farina, aunque la carrera ofreció muchas alternativas. En su fase final la lidera Landi con un Ferrari 166SC V12 2,0 l, pero BONETTO le sobrepasa en la vuelta 57ª, sólo para hacer un trompo en la última curva, perder la victoria y clasificarse 2º tras Landi y ante Varzi
(archivo www.flickr.com)

En La Mille Miglia 1949, BONETTO, a quien secundaba Carpani, fue el mejor de los pilotos de Ferrari, a excepción del equipo Biondetti/Salani, ganador de la prueba y al que Felice cedió 28 minutos; de todas formas, fue 2º ante el Alfa Romeo de Rol/Richiero
(archivo Johnny Lurani)

   A caballo entre 1949 y 1950 participa en algunas pruebas de la Temporada Argentina, acabando 5º el IV Gran Premio Extraordinario María-Eva Duarte de Perón el 8 de Enero de 1950. En ese mismo año logra terminar 5º con un Maserati Milano 4CLT en su primera prueba de la nueva fórmula I del campeonato mundial FIA (Grand Prix de Suiza). A fin de temporada lleva un Alfa Romeo 6c 2.500 nº 103 al 8º puesto overall en la I Carrera PanAmericana, carrera que ganaron Hershel McGriff/Ray Elliott con el Oldsmobile 88 5,0 l nº 52 de Roy Sundstrom, seguidos de los Cadillac 62 de Thomas A. Deal/Sam Cresap (nº 113) y de Alvin Rogers/Ralph Rogers (nº 21).

También corrió con Alfa Romeo el "Daily Express" Trophy de Silverstone 1950. De izquieda a derecha: Sanesi, Farina, BONETTO, Fangio y Guidotti
(Christian Moity-DRArchives, en la obra de Ménard & Vassal)

BONETTO (3º por la izquierda) con Fangio, Farina y DeGraffenried en Monza 1951
(archivo Ménard & Vassal)

   En 1951, con Alfa Romeo acaba 5º en el Grand Prix de España, 4º en el de Gran Bretaña y 3º en el de Italia (compartido con Farina). En La Mille Miglia ha podido colocar 6º el Alfa Romeo 412 V12 4,5 l Spider Vignale nº 4:27 de difícil pilotaje que comparte con Casnaghi. En 1952, manejando un Lancia Aurelia B20 es 1º en GT (2º scratch)  en el Giro di Sicilia, 6º en Berna, 8º en Le Mans (con Enrico Anselmi) y logra triunfar en la Targa Florio (a 80,0 Km/h de media), empujando el Aurelia nº 34.

   Fue una victoria tan trabajada como la de André Boillot en 1919. Felice se quedó sin gasolina, trasvasó la del OSCA averiado de Cabianca  (autor de la vuelta más rápida) y siguió, en cabeza, hasta la llegada, o casi... A unas centenas de metros volvió a agotar el carburante del tanque. Usando el resto de su energía, Bonetto empujaba el Aurelia hacia la meta cuando alguien le advirtió de que podía no ser clasificado si no entraba al volante del auto. Así que se detuvo a unos decímetros de la línea y, ayudado con el motor de arranque, hizo avanzar el B20 unos pasos más adentro de la leyenda en que ya lo habían metido Bracco, Lurani, Valenzano, "Ippocampo” (Castiglioni) y Anselmi. Y aún le sobró tiempo para recobrar el resuello, porque el siguiente, el B20 de Luigi Valenzano, tardó dos minutos y medio más.



Felice BONETTO fue uno de los primeros pilotos que lograron éxitos con el logrado Aurelia B20 GT Coupé, como acabamos de ver. En 1951, Bracco/Maglioli habían clasificado en 2ª posición un B20 en las Mil Millas, y en Junio, Bracco/Lurani lograron una victoria de clase en las 24 Horas de Le Mans con el B20 privado de Bracco. Así que para el año siguiente la Lancia presentaba el B20 Da Corsa, aligerado de equipamiento y con la carrocería modificada (primera fotografía).
En la segunda foto, el Lancia Aurelia B20 GT Coupé Da Corsa nº 34 con el que BONETTO se hizo con la victoria en la Targa Florio 1952, no sin dificultades.
En color, maqueta del mismo a 1:43.
(en la obra de Weernink & Cimarosti,
de www.forum-auto.com y www.carweb43.ch, vía Karino)


24 Horas de Le Mans 1952. En la primera fotografía vemos el B20 nº 39 de Luigi Valenzano/”Ippocampo”, que terminó 6º scratch y 1º de clase 1.501 cm3 a 2.000 cm3; y al nº 40, de Felice BONETTO/Enrico Anselmi, que entró dos puestos más tarde, recorriendo 22 Km menos (3.320,44 Km, a 138,35 Km/h).
Después de la carrera, en la segunda foto posan junto al nº 39, satisfechos, Valenzano, Anselmi, DeVirgilio, “Ippocampo”, BONETTO y Bradani
(en la obra de Weernink & Cimarosti)

   En el Prix de Berne de aquel año, Felice se había clasificado 6º, ante Fagioli, mientras que en el campeonato de fórmula I sólo ha logrado ser 5º en Monza aquella temporada 1952. Pero el incansable Bonetto no perdía ardor con la edad: en 1953 conseguiría llevar un Maserati A6GCM al 3er puesto en Zandvoort (compartido con José-Froilán González), al 6º en Silverstone, a un meritorio 4º en NürburgRing y a otro 4º en Suiza (compartido con Fangio); con esos 6,5 puntos quedaba 8º en el campeonato mundial de pilotos de fórmula I FIA 1953. Además, pudo ser 3º en La Mille Miglia, con Peruzzi y sobre un Lancia D20 Coupé/Barchetta Competizione nº 6:06 (2.962 cm3 y 217 HP a 5.500 R/mn), y 2º en la 1ª manga de la Coppa Inter-Europa de Monza con un D23 Spider. Sin embargo, en la Targa Florio se había accidentado al chocar contra el Cisitalia de Bignami.


4º en el Grand Prix de Alemania 1953 con el Maserati A6GCM nº 7. Es quizá el mejor resultado de Felice en fórmula I, una prestación remarcable teniendo en cuenta lo obsoleto de la suspensión trasera del Maserati, un perverso handicap sobre el NürburgRing. Pero hay que ponderar que BONETTO terminó a 8 minutos del ganador Farina, a 7 minutos y medio del mejor Maserati (el de Fangio, que fue 2º con el escape roto), que el favorito Ascari se retiró tras perder una rueda (continuó con el auto de Villoresi y fichó 8º), y que González había hecho forfait, circunstancias todas ellas que favorecieron esa excelente clasificación de nuestro hombre de la pipa.
En total, BONETTO disputó 15 Grands Prix en cuatro temporadas, pero, al revés que en sport, nunca pareció tener una opción evidente a la victoria
(archivos Dominque Pascal y Gérard Crombac)


En La Mille Miglia 1953, Felice se clasificó 3º con Peruzzi y el nuevo Lancia D20 2,9 l Coupé Competizione Pininfarina nº 6:06, tras el Ferrari de Marzotto/Crosara y el Alfa Romeo de Fangio/Sala. En la foto vemos el D20 nº 6:06 cruzando airosamente el Paso de Raticossa.
Por otra parte, en la primera manga de la Coppa Inter-Europa de Monza fue 2º con el D23 Spider nº 4 de la segunda foto
(Corrado Millanta en "Auto Rama" y archivo Weernink & Cimarosti)


Piloto oficial de Lancia en 1953, BONETTO posa en esta foto con otros miembros del equipo durante los ensayos de la Targa Florio: Giovanni Bracco y Gianni Lancia a la izquierda, Piero Taruffi a la derecha.
Pero, durante un reconocimiento previo a la carrera, su B20 nº 30 sufre un encontronazo con el Cisitalia nº 18 de Bignami. Uno de los dos no iba por el sitio correcto. O los dos
(archivos Weernink & Cimarosti y www.forum-auto.com, vía Karino)

BONETTO, entusiasta de los calcetines blancos, con el Chueco  Fangio y Pinocho  Marimón en la Targa Florio 1953. Por su aspecto, parece que la foto es posterior al incidente con Bignami
(archivo Gabriel A. Engels)

   El 20 de Junio abandona Felice en el Gran Premio de Portugal de Sport (Oporto) cuando lideraba la carrera, pero el 26 de Julio se adjudicará la victoria absoluta con un Lancia D23 roadster en el Gran Premio del Jubileo de Lisboa, así como en la Bologna/Raticossa del 27 de Septiembre, a 99,49 Km/h. En Noviembre tomará parte, por cuarta vez, en la Carrera PanAmericana como miembro del potente equipo Lancia. El resto ya lo conocemos


A pesar de su espíritu orgulloso e independiente (parecido al de Faglioli o Farina), en la última etapa de su carrera, y al filo de sus 50 años, BONETTO logró brillantes resultados en sport como piloto oficial de Lancia. Al igual que Biondetti o Bracco, se desenvolvía muy bien en las carreras ruteras y en los raids de largo aliento. Además de los ya citados éxitos e insistiendo en alguno de ellos, recordamos que fue 2º scratch y 1º en GT en el Giro di Sicilia 1952 (a 92,12 Km/h); en el Gran Premio de fórmula Sport en Oporto 1953 abandonó por rotura de motor cuando iba en cabeza; el siguiente Gran Premio del Jubileo de Lisboa lo ganó con un D23 Spider por delante de Stirling Moss y a 133,14 Km/h; y el 27 de Septiembre de 1953 se anotaba la complicada carrera en cuesta Bologna/Raticossa, de 43,2 Km de longitud, a 99,49 Km/h, superando con su D24 al D24 de Castellotti. Fue su última victoria
(archivos "Auto Rama" y Alberto Mallo)

En una foto de su última carrera, BONETTO muestra satisfacción por encabezar la IV Carrera PanAmericana 1953. Ganarla estaba a su alcance y habría sido un bonito broche de cierre para su historial. Lástima
(archivo A. Mourille en "Motor Clásico")

Felice BONETTO (1903–1953)
(de www.historicracing.com)


La Nación: 22 de Noviembre de 1953
La Prensa: 22 de Noviembre de 1953
Clarín: 22 de Noviembre de 1953
George Monkhouse
Giovanni Canestrini: pg. 304
“Historia del Auto”: pg. 81
Fangio/GIambertone: pg. 167 y 216
Piero Taruffi: “L’École du Pilotage” (Fangio, en el prefacio), pg. 5
Auto Rama: tomo 5, pg. 1.047 y 1.052 (F. B.)
L´Automobile: Septiembre de 1968, pg. 79; Agosto de 1970, pg. 112; Octubre de 1972, pg. 117
J. Repollés: pg. 202
Enciclopedia Salvat del Automóvil: tomo 3, pg. 44, 46 y 256; tomo 7, pg. 130
Alberto Mallo: Diccionario, pg. 44
Alberto Mallo: Monstruos, pg. 259
Giovanni Lurani: pg. 117
Fangio/Carozzo: pg. 226
Motor Clásico (A. Mourille): Marzo de 1990, pg. 94 y 96
Sports Car International: Diciembre de 1990, pg. 94
Stirling Moss y Doug Nye: “Fangio: a Pirelli Album", pg 101
Weernink – Cimarosti: pg. 195, 196, VII y 413
M. Morollón Pérez: pg. 133
Bruce Jones: pg. 133
Arritokieta (171098 - Edmond Cohin)
E. y F. Verplanken
J. Solana: PanAmericana
Alessandro Silva: "Italy 1947"; 17 de Marzo de 2001 (http://8w.forix.com/italy47.html)
Gabriel A. Engels (170602)
Doménech Mateo, pg. 89
Paolo Baroncini: La Carrera Panamericana
www.historicracing.com
Dominiique Pascal: pg. 30
Ménard & Vassal: pg. 85
Guizzardi & Rizzo: pg. 271


No Mirando a Nuestro Daño
(Todos los Pilotos Muertos)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada