domingo, 10 de febrero de 2013

Jorge RECALDE (1951 – 2001) Argentina

JORGE RECALDE AGRADECIDO



Jorge  RECALDE   (1951 2001)                Argentina            80204 actualizado 100213


Betsy Palmer:

–Ni siquiera le ha dado las gracias.

Henry Fonda:

            –Sí me las dio. ¿No vio su cara?

[en “The Tin Star”, 1957, Anthony Mann]


   Veterano piloto de rallies, Jorge Recalde se hallaba semi-retirado del escenario internacional cuando pereció en el transcurso de la 1ª etapa del IX Rally Ciudad Villa Dolores, localidad cercana a la de Mina Clavero (Córdoba), donde había nacido el 9 de Agosto de 1951. Habiendo averiado el embrague de su Ford Escort WRC, Jorge y su copiloto lo empujaban bajo un sol de justicia hasta el parque cerrado cuando el primero experimentó una insuficiencia cardíaca. A los 50º C de temperatura ambiente se sumaba el efecto del traje ignífugo del piloto, lo que desencadenó la mortal deshidratación. Eran las 17:30 h del sábado 10 de Marzo de 2001.

   Trasladado de urgencia al hospital de Villa Dolores, Recalde, que presentaba convulsiones y vómitos, fue reanimado tras dos paradas cardio-respirartorias; pero, a la tercera, falleció. El Villa Dolores era la primera prueba de la temporada argentina de rallies.

Jorge RECALDE
(archivo “Corsa”, vía Gabriel-A. Engels)

   Jorge-Raúl Recalde, El Cóndor,  era muy popular en su país, aunque los buenos aficionados de todo el mundo también lo conocían, puesto que hizo incursiones internacionales durante una década. Ganadero de vacas y carneros en su estancia cordobesa, el piloto había debutado en subidas con los Turismo de grupo 2 en 1970 (en la Carlos Paz/Mina Clavero, con un Renault Dauphine Gordini 1093), especialidad que alternaría con los rallies, los prototipos e, incluso, los monoplazas. En 1971 le llega la primera victoria en el Gran Premio de la Montaña (Fiat 600 grupo 2). En 1972 gana el Desafío de los Valientes en la Pampa de Achala (Fiat 1.600) y el Rally de Argentina, también con Fiat, batiendo a los pilotos europeos que habían acudido (cuando la prueba era internacional pero no contaba para el campeonato internacional de marcas). En 1973 se hace con la clase A del Gran Premio de la Montaña, quedando 3º en el campeonato nacional de Sport-Prototipos (con Berta 3,0 l), tras Rubén-Luis DiPalma y Norberto Pauloni. En 1974 obtendría su primer campeonato en categoría Turismo Nacional clase C 2,0 litros (con Ford), al que seguirían otros seis.

El Cóndor,  de joven
(archivo Gabriel-A. Engels)

   En 1975 es subcampeón de TC, tras Héctor Gradassi y ante Juan Traverso. Había corrido también en prototipos nacionales, como ya sabemos, y probaría la Fórmula Uno Argentina, pero parecía más atraído por las pruebas de carretera que por los circuitos, brillando especialmente sobre tierra (victoria de clase en la Vuelta a la América del Sur 1978 con Renault 12TS y acompañado de Baruscotti). El año siguiente se anota el rally uruguayo 19 Capitales (Fiat 125) y el Rally Caminos del Inca (Alpine-Renault), así como el XIX Gran Premio de Turismo 1979 (Renault 12).

Jorge RECALDE en competición con un monoplaza de Fórmula Uno Argentina
(archivo Gabriel-A. Engels)

   De forma que, animado por Jean Ragnotti, a quien conoce en la Vuelta a Suramérica 1979, Recalde se midió el año siguiente con los mejores rallymen de la época (Röhrl, Vatanen, Mikkola, Alén, Kulläng, Waldegaard, Carlsson, Fréquelin, Salonen...) en las clásicas pruebas del campeonato mundial FIA de pilotos de rally, estrenándose en Portugal (8º) y Acrópolis (12º) con un Ford Escort RS 1.800 alquilado a David Sutton.

   Gracias a Juan-Manuel Fangio, en 1980 es invitado por Mercedes-Benz a conducir un Mercedes 500 SLC en el Rally del ACA, el primero argentino de categoría mundial. Jorge llevaba de navegante a Straimel, quien cuenta que el director del equipo alemán les pidió, al comenzar la primera etapa, que no se retrasaran mucho respecto de los demás Mercedes-Benz porque las asistencias no podrían esperarles. Al final de la etapa, Recalde/Streimel eran 5os en la general y... 1os de los Mercedes-Benz. La pareja fue invitada a participar en el Rally Bandama.

   Después de lograr el subcampeonato argentino de Rally B en 1980, Recalde fue campeón de Rally clase 12 en 1982 y de clase 3 en 1983, subcampeón de esta última clase en 1984 (tras Ernesto Soto) y campeón en 1985 (ante Soto).

RECALDE, entre dos colegas: Raies y Bechman
(archivo Gabriel-A. Engels)

   Condujo toda clase de autos: Renault (Dauphine, R12, R18), Fiat (600, 1.600, 128, 125), Ford, Chevrolet, Dodge, Alpine, Mercedes-Benz, Audi Quattro (en 1984), Mitsubishi, Datsun, Lancia, otra vez Ford... Nuestro hombre cobró nombradía internacional definitivamente cuando participó con suma brillantez en el VII Rally de Argentina 1986, este sí valedero para el campeonato mundial FIA de marcas y de pilotos.




Jorge RECALDE se situó entre los grandes al clasificarse 4º en el VII Rally de Argentina (del 6 al 9 de Agosto de 1986) con este Lancia Delta S4 Martini nº 6 con el que firmó ocho victorias scratch y cuatro 2as plazas sobre 27 tramos especiales de velocidad. Los vencedores fueron Biasion/Siverio (Lancia Delta S4, 7 scratch en especiales), seguidos de Alen/Kivimaki (Lancia Delta S4, 9 scratch) y Blomqvist/Berglund (Peugeot 205 T16 E2, ningún scratch). A Jorge le secundó el fiel DelBuono, y, si no hubiera sufrido un pinchazo en medio de un tramo especial, habría podido clasificarse 3º. De todas formas, quedó muy satisfecho de su performance. Peugeot había ofrecido uno de sus autos WRC a Carlos-Alberto Reutemann para la ocasión, pero el as de la fórmula I declinaba la oferta alegando que, como no participaba más que en un rally al año, no se sentía suficientemente preparado. En cambio, RECALDE aceptó la proposición de Lancia, adaptándose inmediatamente al supercar. “Tengo el sentimiento de que la semana de ensayos que he efectuado me ha bastado para habituarme a su comportamiento. Incluso en el plano físico, no he sentido diferencia sensible entre el Delta y los otros autos que he conducido antes.”  A pesar de correr en su terreno, Jorge no conocía en su totalidad el recorrido del rally, habiendo tramos especiales que eran nuevos para él. Así que, muy satisfecho, después de la hazaña le comentó a Martin Holmes su agradecimiento a la Lancia: “Retrocediendo lejos en la historia del deporte automovilístico de nuestro país, se encuentran campeones como Gálvez, Fangio, Menditeguy y Cabalén. Sus coches no desarrollaban quizá sino 150 HP, pero todos esos pilotos tenían un enorme valor. Yo no corría en su época y no sé cuál era su verdadero nivel. Pero sé que los coches de entonces no estaban preparados para la carrera. ¡Era frecuente perder una rueda o encontrarse sin frenos! Gracias a Lancia he gozado de un fantástico privilegio que no conocieron aquellos hombres: conducir el mejor coche que haya sido construído jamás para la competición rutera. Esta quedará sin duda como la experiencia más fascinante de toda mi carrera deportiva…”
(Martin Holmes y C. Saulnier en “Sport-Auto”)

   Pero estaban por venir mayores satisfacciones para Jorge-Raúl Recalde, puesto que llegaría a ganar un rally del campeonato mundial FIA, el VIII de Argentina 1988. Ayudado siempre por Bicho  DelBuono, Recalde llevaba en aquella feliz ocasión un Delta Integrale del Lancia Jolly Club, imponiéndolo a los autos gemelos de Miki Biasion/Tiziano Siverio y Wittmann/Pattermann, así como al Audi 90 Quattro de Stöhl/Rohringer y al Subaru RX Turbo de Celsi/Olave.


Sensacional victoria de RECALDE/DelBuono en el Rally de Argentina 1988 con el Lancia Delta Integrale Martini nº 2. Con este resultado, RECALDE se situaba 6º en la tabla provisional del campeonato del mundo de pilotos de rallies, a falta de cuatro pruebas
(P. Huit en “Sport-Auto”)

   Aquel año, Jorge Recalde fue 9º (empatado con Bruno Saby) en la tabla final del campeonato mundial de pilotos, como lo había sido la temporada anterior (entre Hannu Mikkola y Mikael Ericsson), contribuyendo, por tanto, a que la Lancia conquistara esas dos temporadas el campeonato mundial de constructores. Este notable rallyman era (al igual que el multicampeónJuha Kankkunen) un piloto intuitivo, de los que no necesitan notas; conduciendo "a la vista" iba, en la práctica, tan rápido como los que confían ciegamente en las indicaciones cantadas por su copiloto. Son también de Straimel estas palabras sobre Jorge: "Juro que en años de automovilismo nunca acompañé a un piloto tan rápido y seguro. Hasta me molestaba, a veces, lo derecho que llevaba el auto en caminos insoportables. Como les pasó a muchos, no imaginaba arriba del auto que transitábamos tan rápido. Al final, los tiempos siempre le dieron la razón a Jorge. Un piloto que no necesitaba sacar la cola del auto o derrapar de más para ganar."  Recalde volvió a ser campeón nacional en 2000.

   La prueba en la que se agotó definitivamente Cóndor  Recalde la ganó Roberto Sánchez (Subaru 555 de grupo A-8) cuando fue cancelada el sábado por la tarde, reduciendo su puntuación a la mitad, después de completar la primera especial y de recibir tan malas noticias del hospital de Villa Dolores

Jorge RECALDE (19512001)
(P. Huit en “Sport-Auto”)


Viso
El Correo: 12 de Marzo de 2001 (J. M. Cortizas), deportes, pg. 18
Marca: 12 de Marzo de 2001 (Efe), pg. 40
Corsa: 12 de Marzo de 2001, pg. 15-18; 19 de Marzo de 2001 (Straimel), pg. 24-28
G. A. Engels (300803)


No Mirando a Nuestro Daño
(Todos los Pilotos Muertos)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada