lunes, 13 de mayo de 2013

Onofre MARIMÓN (1923 – 1954) Argentina




ONOFRE MARIMÓN EN EL SOTO



210510

amigos,

  Onofre Marimón era un piloto dotado, hijo de piloto, apadrinado por Fangio, piloto oficial de Maserati... Lo tenía todo para triunfar. Pero se convirtió en el tercer piloto muerto en el campeonato del mundo de fórmula I; el primero si no se cuentan los americanos.

hastaluego



Onofre  MARIMÓN   (1923 – 1954)    Argentina        131296 actualizado 130513


"Il y a une petite voiture abandonné
dans le taillis..."

Rimbaud


  Prometedor piloto automovilista, cuando había llegado a ser el número uno de la marca Maserati (tras el paso de Juan-Manuel Fangio de la misma a Mercedes-Benz) se mató en los entrenamientos del Grand Prix de Europa y de Alemania en NürburgRing, al volante de un 250F. Para recordarlo permanentemente, su nombre se otorgó a un circuito rutero de 103 Km de longitud, situado en torno a la Villa Carlos Paz.

  Hijo del corredor Domingo "Toscanito"  Marimón (vencedor, entre otras pruebas, de la Buenos Aires/Caracas 1948), Onofre-Agustín Marimón nació en Zárate el 19 de Diciembre de 1923, se trasladó de niño a Cosquín (Córdoba, donde hay una calle que lleva su nombre) y llegaría a Europa en 1951 de las manos de los pilotos amigos de su padre Juan-Manuel Fangio y José-Froilán González, sus maestros, que le llamaban “Pinocho”,  conforme al apodo de familia de Onofre.

Onofre MARIMÓN se apresta a encender el puro de su padre, Domingo MARIMÓN. Para Domingo, la muerte de Onofre fue un golpe terrible
(archivo Alfredo Parga, vía Gabriel A.  Engels)

  Detrás quedaban algunos éxitos locales desde su tardío inicio en 1949 en la especialidad Mecánica Nacional. Fue en La Cumbre (Córdoba), donde Onofre utilizaba "La Petisa",  un monoplaza de motor Chevrolet Wayne, preparado por Rubén-Renato Toto  Fangio (el hermano menor de Juan-Manuel), con el que terminó 2º, tras José-Froilán González. Se dedicó después al Turismo de Carretera (1º en una prueba para No Ganadores el 12 de Octubre de 1949, 2º en la Vuelta de Córdoba 1950, tras Juan Gálvez). Siguieron victorias y éxitos en Mecánica Nacional y Fuerza Libre: Circuito Dell’Oro Maini 1950, Junín, Necochea, General Pueyrredón, La Cumbre, Córdoba, Mar del Plata, Sierra de los Padres, San Nicolás, Esperanza... Éxitos que Onofre quería confirmar en la arena internacional. Este año 1950 quedó 3º en el campeonato nacional de Fuerza Libre, tras Héctor Niemitz y Benedicto Campos.



Onofre MARIMÓN en Paraná 1950 (primera fotografía).
En Febrero de 1951 participó en la Temporada Internacional, compuesta por dos carreras disputadas sobre el circuito Costanera Norte, que se saldaron con dos inspiradas victorias de José-Froilán González ante los Mercedes-Benz de anteguerra de Fangio, Kling y Lang.
En la segunda foto se le ve disputando una prueba de Mecánica Nacional en Mar del Plata 1951, prueba que ganó José-Félix Lopes. Siempre en Mecánica Nacional, Pinocho MARIMÓN ganó en Mar del Plata 1952 y en el circuito Emilio Córdoba del mismo año (tercera foto) con el Chevrolet Wayne La Petisa.  También venció el 7 de Septiembre en Los Toboganes la prueba de Fuerza Libre, así como la manga final en La Emilia (San Nicolás) el 28 de Septiembre, ante Omar Fuentes y José Faraoni
(archivos Gabriel A. Engels y Alfredo Parga)

Onofre MARIMÓN es portada en “El Gráfico”, presentado como joven promesa
(archivo Leandro Wittemberg en http://sobremesadeportiva.wordpress.com/2010/07/31/2456/)

  Con González y un Talbot-Lago 4,5 l había corrido Onofre las 24 Horas de Le Mans 1951, llegando a marchar en la 4ª posición, pero tuvieron que retirarse con el radiador perforado en la vuelta 129ª. Esa misma temporada, sólo una semana después de Le Mans, participó en su primera carrera de fórmula I puntuable para el campeonato del mundo FIA. Era el Grand Prix d'Europe y de l'ACF, en Reims-Gueux. El novato es 15º en la parrilla, entre Chaboud (Talbot T26 GS) y Trintignant (Simca/Gordini), con un Maserati 4CLT Milano sobrealimentado cuyo motor falla en la vuelta 3ª. La carrera la gana Fangio, ante González y Villoresi, aunque la presencia de Onofre no ha pasado inadvertida y, según Alberto Mallo, Ferrari le hizo probar uno de sus autos en Modena.

Onofre MARIMÓN no participó en el Grand Prix de Gran Bretaña 1951, pero ahí estaba para apoyar moralmente a sus padrinos Fangio (Alfa Romeo 159 nº 2), que se clasificó 2º, y González (Ferrari 375 nº 12), que ganó la carrera, logrando batir a los Alfetta y conceder a la Ferrar la primera victoria en fórmula I del campeonato mundial FIA. En la foto, El Toro de Las Pampas  es cordialmente felicitado
(colección Shell, en “El Mundo”)

Cuando Fangio llegó a Buenos Aires como flamante campeón del mundo 1951, recibió una entusiástica acogida. Onofre, detrás de su maestro, parece intentar protegerle de tanto fervor
(archivo Ménard & Vassal)

  Pinocho  Marimón retornó al Nuevo Continente, donde sería 6º en el Gran Premio de Montevideo 1952 (Piriápolis, sobre Ferrari 125) y logrando las victorias en Mecánica Nacional Fuerza Libre que ya conocemos. Vuelto a Europa, en 1953 disputará el campeonato del mundo al volante de un Maserati A6 GCM, obteniendo una 3ª plaza en el Grand Prix de Bélgica (tras los Ferrari de Ascari y Villoresi), además de una 2ª tras Fangio en Modena (no puntuable).

En 1952, con Robert Manzon
(archivo Alfredo Parga)


En Europa, a Pinocho  se le veía siempre muy cerca de Fangio. En la fotografía inferior, con Fangio y Bonetto en la Targa Florio 1953
(archivos Gabriel A. Engels y Álbum Pirelli)



En las 24 Horas de Le Mans 1953, Onofre compartía con Fangio un Alfa Romeo 6c CM (Competizione Maggiorata) 3,5 l Disco Volante  nº 22, que en el cromo se ve en versión coupé de carretera y en la siguiente foto de una miniatura, tal como se presentó en Le Mans (bigotes amarillos, faros suplementarios, salva-mosquitos, escape libre). Muy bonito, pero el seis cilindros fallaba después de sólo tres horas, y Pinocho  no llegó a ponerse al volante.
En la foto en blanco y negro, el Disco Volante nº 6:02 en las Mille Miglia 1953, que Fangio había disputado con Sala de navegante, desplegando de nuevo su talento. Al Alfa Romeo se le rompió un brazo de la dirección y apenas giraba hacia la derecha. En esas condiciones, Fangio/Sala fueron 2os, tras el Ferrari de Marzotto/Crosara
(Editorial Fher, maqueta archivo Pablo Sáez de Ibarra y foto archivo Alfredo Parga)


Onofre (Maserati A6 GCM nº 36) se había calificado 5º en el Grand Prix de Suisse 1953 y salió muy bien sobre el Bremgarten. En la primera fotografía se le ve 3º, siguiendo a Fangio (Maserati nº 32) y Ascari (Ferrari nº 46). Pero una pérdida de aceite le forzó a la retirada en la vuelta 47ª
(archivos Gérard Crombac y Gabriel A. Engels)





El Grand Prix de Italia 1953, el último de un campeonato dominado por el Ferrari 500 de Ascari, fue una carrera conflictiva. Ascari, Fangio y Farina conformaban la primera fila de la parrilla, y entre ellos debía encontrarse el vencedor. Así sería; pero MARIMÓN, 4º de 30, a 1,4 s de Ascari, también jugaría su papel entre los mejores.
En los primeros compases de la carrera, Onofre llegó a marchar en cabeza, haciendo gala de una rapidez inesperada con su Maserati A6GCM nº 54, pero una nueva fuga en el radiador de aceite le obligará a parar largamente en la vuelta 46ª. Decidido a respaldar a Fangio (Maserati A6GCM nº 50), se reincorpora a la pista con dos vueltas perdidas cuando pasan los primeros (Ascari, Farina y Fangio), se une a ellos y así llegan los cuatro al último paso por la Parabolica, previa a la meta, momento en el que se produce un incidente decisivo y no bien aclarado, puesto que no hay filmación de la secuencia. Fangio daría su versión en sus memorias, mientras que Ascari acusaría a MARIMÓN de haber causado su derrapada y final salida de pista con un toque que también dejaba fuera de combate a Pinocho. Sin embargo, es más probable que fuera Farina quien provocara el través de Ascari, con quien luego colisionaba MARIMÓN. El resultado fue: 1º Fangio, quien, como de costumbre, había sabido encontrar el hueco libre para obtener su única victoria de la temporada en el campeonato del mundo de conductores 1953 (que ese año se corrió en fórmula II), y 2º Farina (Ferrari 500 nº 6), mientras que Ascari y MARIMÓN no eran clasificados por no cruzar la meta. En las fotos, MARIMÓN en la parrilla y los cuatro protagonistas alternando sus posiciones en diversas fases de la prueba. Recordemos: MARIMÓN nº 54, Fangio nº 50, Farina nº 6 y Ascari nº 4.
En la última instantánea, Farina, Ascari y MARIMÓN salen de la curva siguiendo la línea habitual, mientras que Fangio se ha situado más al interior. Con esta victoria, Fangio fue subcampeón, tras Ascari
(archivos Gérard Crombac, Ménard & Vassal y John Tennant)

  Después de haber demostrado ser tan rápido como los campeones del mundo, el resultado de la temporada parece un poco pobre para Onofre: 9º en la tabla del campeonato mundial FIA, con los únicos 4 puntos cosechados en Bélgica. Pero las perspectivas para 1954 permitían esperar resultados mejores, salvo imprevistos o accidentes. Marimón se mostraría muy veloz esta nueva temporada, firmando varias vueltas rápidas, pero también fue propenso a las salidas de pista: a primeros de año, durante el Grand Prix de Argentina se había estrellado en la 5ª vuelta, percance que repetiría en los entrenamientos del inmediato Gran Premio de la Ciudad de Buenos Aires, lo que le obligó a utilizar el 250F de Musso para la carrera..., en la que se salió de la pista al trazar la primera curva.

Onofre con un Maserati
(pintura al pastel publicada en www.funof1.com.ar)

  Su clase, empero, seguiría confirmándose cuando, durante el Grand Prix de Gran Bretaña, el 17 de Julio en Silverstone, se revelaba tan rápido como los mejores (Ascari, Behra, Fangio, González y Moss), clasificándose 3º con el 250F nº 33. Que la mejor vuelta rápida en carrera (1 mn 50 s) resultara compartida por nada menos que siete pilotos es un dato anecdótico que, probablemente, apunta a la poca precisión del sistema de cronometraje. Pero la remontada de Pinocho en la carrera fue de las que marcan un hito. Salía 28º de 32 y terminó 3º por delante de Fangio, aunque con una vuelta perdida.

  Los Maserati 250F de fábrica no llegaron a tiempo para los ensayos oficiales y partieron desde el fondo de la parrilla, con unos tiempos muy malos, concedidos tras una sesión de pruebas oficiosa el viernes por la tarde. A Marimón se le había adjudicado un 2 mn 2 s, que se encontraba a 17 segundos de la pole position de Fangio (1 mn 45 s con el Mercedes-Benz  W196 nº 1) y a 15 s del 250F nº 7 privado de Moss. Pero nuestro hombre supo remontar hasta el último escalón del podio, tras los dos rápidos Ferrari 625/553 de González y Hawthorn y por delante de los otros doce finalistas. Era su segundo podio en Grand Prix puntuable para el campeonato mundial. Además, Onofre se había apuntado aquel año el Gran Premio de Roma 1954 (el 6 de Junio, con pole position y vuelta rápida, ante Schell, Mantovani, Simon/Behra y Rosier, y a 170,9 Km/h), logrando asimismo las vueltas más rápidas en Siracusa y Bari con el Maserati A6GCM.

En Reims 1954, antes de la partida, Onofre parece compartir un refresco con Bira. A la izquierda, Kling y Fangio
(archivo Álbum Pirelli)

  Después llegaba el Grand Prix de Europa y de Alemania, sobre el NürburgRing. Onofre no conoce el endiablado circuito del Eifel y Fangio le brinda su magisterio: "Mañana sales detrás de mí y te voy marcando algunos puntos."  Pero el siguiente día, sábado 31 de Julio de 1954, un impaciente y madrugador Onofre no puede aguardar a Fangio. Moss ya está en pista y, como acostumbra, anotándose buenos registros con su Maserati 250F nº 16 privado, por lo que "Pinocho" se precipita al asfalto, pidiéndole a su padre que le tome los tiempos.

Pinocho  MARIMÓN
(archivo Gabriel A. Engels)

  Fangio (que había compartido con Onofre, además del Alfa Romeo 6c CM en las 24 Horas de Le Mans 1953, un Maserati 250S en el Gran Premio Supercortemaggiore 1954, en el que llegaron a marchar en la 2ª plaza antes de abandonar) acude al poco, y en la 2ª vuelta de entrenamiento alcanza a Pinocho. En el descenso sobre Adenau, a bordo de su plateado Mercedes-Benz W196 nº 18 y unas decenas de metros por detrás de la cola roja del Maserati 250F nº 6, observa su estilo. El propio Fangio lo cuenta así: “Era como si le enviara consejos por telepatía; y sonreía solo, satisfecho al ver que Pinocho conducía exactamente como lo habría hecho yo si hubiera estado al volante de su Maserati.”

  Fangio piensa en acelerar, ponerse a su lado y saludarle cuando, súbitamente, ve al monoplaza rojo desequilibrarse, subvirar locamente, saltar fuera de la pista cerca de Wehrseifen y desaparecer tras un seto. “Puede tratarse de un bloqueo de rueda”, discurre Fangio sin frenar, porque el descenso de Adenau es una zona rápida y hay tres corredores tras él que podrían resultar sorprendidos. Pero al llegar al box de Maserati se detiene para alertarles, apremiando auxilio.

Hay un cochecillo abandonado en el soto.
El Maserati de Onofre MARIMÓN abrió una trocha en el boscaje de la ladera
(archivo “L'Automobile”)

  Sin embargo, todo será en vano: Marimón (que quizá había fallado un cambio de marchas) ha muerto cuando iba a ser transportado al hospital de Adenau, con el tórax hundido por el volante y fractura de las vértebras cervicales. Era el primer piloto fallecido en accidente durante el desarrollo de una prueba de Grand Prix puntuable para el campeonato mundial FIA de conductores instaurado a partir de 1950 (aunque únicamente si no contamos a los pilotos Chet Miller y Carl Scarborough de la Indy 500 1953, carrera que entonces se contabilizaba en el campeonato del mundo de fórmula I como el Grand Prix USA), y el equipo oficial Maserati renunciaría a correr el Gran Premio de Europa y de Alemania por resolución del presidente Adolfo Orsi y de Aldo Lugo, director técnico de la firma, retirando a su otro piloto Luigi Villoresi.

Momentos en torno a la tragedia: Fangio con Bonomi y Onofre, el Maserati roto y Fangio ante el cadáver de Pinocho
(archivo Alfredo Parga, vía Gabriel A. Engels)

  José-Froilán González y Juan-Manuel Fangio se acercaron al Maserati accidentado y pudieron comprobar que la palanca de cambios estaba enclavada en la 4ª marcha. Fangio concluiría que Pinocho confundió una curva con otra, porque la derecha que negociaba cuando se salió era de 3ª. Onofre había mitificado la magia de este bello circuito y es probable que se decidiera a atacar para lograr su vuelta rápida demasiado pronto, sin el suficiente reconocimiento previo.

El accidente se produjo algo antes del kilómetro 7 y la Curva Wehrseifen
(plano en la obra de Richard von Frankenberg)

  El día siguiente, ante la carrera, González y Fangio siguen obsesionados por el recuerdo de Pinocho. Ambos piensan en renunciar a correr, pero se sobreponen y se les verá luchando entre sí por la cabeza de la prueba. Juan-Manuel Fangio termina por imponerse y, pensando siempre en el amigo muerto, conduce como si lo llevara al lado, y le habla. Al cruzar la meta, murmura: “Hemos ganado, Pinocho.”

Inconsolables ante lo irremediable, Fangio y González parecen anímicamente destrozados. Es asombroso que ambos encontraran arrestos para salir en la carrera y para luchar por la victoria. Aunque González terminó por entregar su Ferrari 625/553 nº 1 a Hawthorn, quien lo llevó a la 2ª plaza
(archivo Álbum Pirelli)

  La expresión contrita y compungida de Fangio, enarcando las cejas, al borde de la lágrima, cuando ve desde el podio a los padres de Onofre, mientras recibe las ofrendas y las felicitaciones de las autoridades deportivas, resultaría más impresionante –y más humana– que su forma de pasar el Karussell

Fangio llora por su amigo después de ganar el Grand Prix de Europa 1954
(de un documental de Mercedes-Benz, vía Gus)


Onofre MARIMÓN (Pinocho)  (1923-1954)
(archivos Dominique Pascal y Alberto Mallo)


La Prensa: 1 de Agosto de 1954
Fangio/Giambertone: pg. 224
Robert Daley, pg. 48 y 260
VonFankenberg: Der N., pg. 202
Arturo Andrés: pg. 23
Auto Rama: tomo 5, pg. 1.064 (F. B.)
Velocidad: 5 de Septiembre de 1970 (Alberto Mallo), pg. 26
L´Automobile: Marzo de 1972, pg. 76 y 78 (Christian Moity) y 82 (Gérard Flocon/José-Froilán González); Septiembre de 1977 (Christian Moity), pg. 88
J. Repollés: pg. 202
Corsa: 28 de Julio de 1976, pg. 46-47
Enciclopedia Salvat del Automóvil: tomo 7, pg. 244
Alberto Mallo: Diccionario, pg. 213
Alberto Mallo: Monstruos, pg. 266
William Boddy: pg, 210
Fangio/Carozzo: pg. 27, 251, 283, 336
Stirling Moss y Doug Nye: “Fangio: a Pirelli Album", pg 106-107
Burchkalter/Galeron: pg. 219
Alfredo Parga: Historia Deportiva del Automovilismo Argentino, pg. 589 y 590
Auto Hebdo Sport: 29 de Julio/12 de Agosto de 1995 (Josep Mª Bosch), pg. 72
Bruce Jones: pg. 19, 162 y 210
Eduardo Gesumaría "Sprinter": "Los Marimón, Domingo y Onofre" (1998)
Classic & Sports Car: Noviembre de 1998 (Roberto Mieres), pg. 130
Gimeno Valledor: pg. 209
E. y F. Verplanken
Rainer Nyberg
Félix Muelas
Tremayne & Hughes: pg. 63
Gabriel Alejandro Engels: (80502, 110703)
The Nostalgia Forum: 26 de Julio de 2002 (marhal)
Joselo: "Un flash sobre Pinocho Marimón" (ForoForix: 6 de Agosto de 2002)
Doménech Mateo, pg. 125
P. Ménanrd & J. Vassal: pg.59 y 96
Maximiliano Catania (Funo): Onofre Marimón: el Aprendiz de Fangio (en www.funof1.com.ar)
http://en.wikipedia.org/wiki/Onofre_Marim%C3%B3n


No Mirando a Nuestro Daño
(Todos los Pilotos Muertos)





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada