domingo, 19 de febrero de 2012

RENÉE Friderich (1911 - 1932) Francia

RENÉE FRIDERICH CON ARMIÑO



240207

amigos,

   hace setenta y cinco años murió Renée Friderich durante un rally. No se trataba de una pionera, en realidad. Las mujeres han conducido automóviles desde el nacimiento de los mismos.

   Si dejamos de lado la carrera Green Bay/Madison de 1878, el primer raid automovilistico lo efectuó en 1888 Bertha Benz, la esposa del inventor Karl Friedrich Benz.

hastaluego



RENÉE  Friderich   (1911 1932)                Francia      230397 actualizado 190212


"Y si la nieve, con disfraz de armiño,
muerde el cristal, duerme feliz, mi amor,
que, noche y día, y al igual que a un niño,
yo te daré calor, yo te daré calor..."

Charles Aznavour
(letra de Paul Mauriac, versión de Rafael de León)


   Ernest Friderich (cuyo apellido franco-alemán también se ve escrito Friedrich, Friederich, Frederich, Frederick, Fridrich o hasta Firiederich), fue, al mismo tiempo que mecánico, colaborador y agente comercial de Ettore Bugatti, uno de sus primeros pilotos, aparte del propio Ettore, menos dotado para la conducción al límite (aunque, entre otros éxitos, fue el vencedor absoluto en la Turín/Turín 1899 con su triciclo bimotor Prinetti e Stucchi, a la elevada media de 54 Km/h, así como 4º scratch y1º de clase 4,6 a 5,3 litros en la Subida del Mont Ventoux 1912 con un Bugatti Type 18 de 5,0 litros, a 67,24 Km/h).



Esta foto está tomada el 14 de Julio de 1907, después de que el gran Felice Nazzaro ganara la Copa del Kaiser con su FIAT Tipo Taunus (4 cilindros, 140 x 130 mm, 8.005 cm3, 72 HP a 1.200 R/mn, encendido por magneto de baja tensión, cambio de 4 marchas, transmisión secundaria por cadenas), congregando a varios de sus protagonistas. Ernest Friderich es el segundo por la izquierda. Los demás son: el abogado Scarfiotti (presidente de FIAT), Ettore Bugatti, Felice Nazzaro, Marchal, Vincenzo Lancia, Rembrandt Bugatti, Louis Wagner y Giovanni Agnelli (propietario de FIAT)
(archivo “Auto Rama”)


Ettore Bugatti, llevando quizá a Ernest Friderich como copiloto, ganó su clase en la Course de Côte du Mont Ventoux 1912 con el Bugatti Type 18 nº 9. Es muy dudoso el efecto aerodinámico de la cola puntiaguda. Ettore nunca fue buen carrocero. Otra cosa sería su hijo Jean
(archivos M. Sauzay y "Auto-Jahr 1957-1958"))

   En el Grand Prix de France de 1911, disputado sobre el circuito de Le Mans, Friderich arrancaba los aplausos de la multitud al negociar los virajes con el pequeño y ágil Bugatti Type13 de 1.327 cm3, con dorsal nº 14 y pintado de blanco (Alsacia todavía pertenecía a Alemania). La demostración tuvo su recompensa y, al término de la carrera, consiguió la 2ª plaza scratch (tras el FIAT 6,0 litros nº 13 de Victor Hémery), cuando el DeDietrich de 18.000 cm3 de Arthur Duray se averió.



Ernest Friderich, ayudado por los abandonos, logró la hazaña de clasificarse 2º en el Grand Prix de Francia 1911 con un Bugatti Type 13 nº 14, tras el FIAT nº 13 de Victor Héméry. En la segunda foto vemos a Friderich y a su mecánico en trance de ganar la Coupe des Voiturettes 1920 en Le Mans con un Bugatti Type 13 nº 23
(archivo Fondation Prestige Bugatti)

   Ernest siguió corriendo largos años; al menos, hasta 1932 (con un Type 55 Super-Sport), un año que resultó trágico para él. Sus hijos Renée y Paul también probarían la emoción de encontrar los límites físicos al volante de un auto. Renée, nacida en Lunéville el 16 de Noviembre de 1911 y compañera de juegos infantiles de Jean Bugatti (1909-1939), heredó de Ernest la afición y las facultades, disputando pruebas de carretera, rallies y carreras en cuesta, aunque no llegó a correr en Grand Prix.

   Naturalmente, competía con Bugatti, sobre todo con un Type 44 (8 en línea, 69 x 100 mm, 2.991 cm3, 80/100 HP a 4.000 R/mn, 1.100 Kg en chasis). En 1931 Renée ganó el rally femenino Paris/Saint-Raphaël con un Type 43 Grand Sport (120/130 HP, 170 Km/h) y el año siguiente se presentó en la salida de la misma prueba, pero, esta vez, con un Delage D8-S, vestido en roadster por Letourneur & Marchand. Una bella carrocería sobre un chasis anticuado.


El Bugatti Type 44 databa de 1927 y, a pesar de su motor 8 cilindros 3,0 l de árbol de levas en culata y tres válvulas por cilindro, no tenía un carácter demasiado deportivo. Era más bien un gran turismo para viajes confortables, cuyas prestaciones estaban en función del mayor o menor peso de la carrocería y el equipamiento. En la primera foto vemos un Type 44 coupé y en la segunda, un Type 44 limousine, comparado con el Type 52 Baby, juguete de motor eléctrico
(foto de H. Carabin y archivo M. Sauzay)


RENÉE Friderich supera el Col de Braus en el Paris/Saint Raphaël 1931, rally que ganó con este Bugatti Type 43 nº 82
(archivo Maurice Sauzay)

El Bugatti Type 43 era más deportivo que el Type 44. Su 8 en línea era el mismo del Type 44 con el diámetro de los pistones reducido (60 x 100 mm, 2.262 cm3, 3 válvulas por cilindro, árbol de levas en culata, 1 Solex 46 ó un Zenith 48) y rendía 120/130 HP a 5.000 R/mn. Aunque era más ligero, el Type 43 disponía de refinamientos desacostumbrados, como el reglaje de la dureza de los amortiguadores desde el puesto de conducción (la rueda dentada a la izquierda del salpicadero)
(archivo M. Sauzay)

   Renée era aún más corta de talla que su padre (todo el mundo la llamaba “la niña Friderich”), por lo que se le suplementaron en altura el asiento y los pedales del Delage, adelantando el respaldo, de forma que apenas le quedaba espacio entre las piernas y el volante. Con seguridad, ello pudo entorpecer la manejabilidad del cabriolet, retrasando las reacciones de corrección de la dirección. Renée debía encontrarse muy incómoda.


RENÉE no era muy alta. Aquí posa con el pesado Delage D8-S nº 148 con el que iba a disputar el Rallye Paris/Saint-Raphaël 1932
(archivo Miranda Seymour y © archivo Dominique Pascal en "Voitures Prestige de Collection")

   En la primera etapa (la subida a Mont Givre), tras superar la cota de Pougues-les-Eaux en la carretera RN-7, cerca de Nevers (Nièvre), se deslizó sobre una placa de hielo y, sin poder rectificar la dirección, se salió a la cuneta. El golpe contra un árbol no fue muy fuerte, el coche no sufrió apenas daños y su copiloto (un mecánico de la fábrica Delage) salió despedido y resultó indemne; pero la minúscula Renée, de 20 años, murió en el acto con el cráneo fracturado al golpearse contra el parabrisas.

   Era el miércoles 24 de Febrero de 1932. La carrera la ganó Hellé-Nice con el Bugatti Type 35 sobrealimentado con el que también había hecho el mejor tiempo en la Subida Pougues-les-Eaux, poco antes de la muerte de Renée. Muerte que afectó mucho al propio Louis Delage (1877-1947), quien hizo erigir un monumento conmemorativo en el lugar del accidente; estela funeraria que persistió en aquel frío paraje hasta que, cuarenta años más tarde, la carretera fue ensanchada

Hellé-Nice ganó la prueba en la que se mató RENÉE Friderich. Aquí la vemos con el Bugatti Type 35B con el que había obtenido una velocidad de 197,7 Km/h en Montlhéry 1929
(archivo M. Sauzay)

RENÉE Friderich (19111932)
(archivo mini.43.free.fr)


Philippe Aubert: pg. 221
Arritokieta (250599 -Adrien Maeght: "Recuerdos de Delage")
The Nostalgia Forum: 21 de Marzo de 2003 (Jimmy Piget); 5 de Agosto de 2004 (anjakub, Muzza)
Richie Jenkins: The Indy 500 Drivers - Where Are They Now?
Miranda Seymour: pg. 148
http://www.historicracing.com/index.cfm?OTDother=24&fullText=2417&selMonth=2&#target2417
Voitures Prestige de Collection: pg. 79
http://mini.43.free.fr/9902pilotes.html

No Mirando a Nuestro Daño
(Todos los Pilotos Muertos)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada