viernes, 13 de marzo de 2015

Barney OLDFIELD (1878 – 1946) USA

BARNEY OLDFIELD THE KING OF SPEED



81006

amigos,

   a los sesenta años de su muerte, recordemos a Barney Oldfield. Quizá no haya sido el mejor de todos los tiempos, pero sí uno de los más famosos, la primera gran figura popular del automovilismo.

   Poseur,  exhibicionista, tramposo, Oldfield hizo al mismo tiempo derroche de facultades y de valor. Hasta los años '30, su nombre era sinónimo de maestría al volante para el vulgo, como más tarde lo serían los de Nuvolari, Fangio, Clark, Fittipaldi... o Schumacher.

hastaluego



Barney  OLDFIELD   (1878 – 1946)    USA           240106 actualizado 130315


"Porque todos los viejos pilotos
están muertos...”

William Faulkner: “All the Dead Pilots”
[traducción de Amando Lázaro Ross]


   Fue un gran piloto automovilista de enormes facultades, uno de los primeros profesionales que supo sacar rendimiento económico a su afición y uno de los más famosos de su tiempo –si no el que más–.

   Había nacido como Bernd Eli Oldfield el 3 de Junio de 1878 en Monticello (Toledo, Ohio) y en su primera juventud se dedicó al boxeo profesional; hacia 1895 se hizo ciclista, fue después motociclista, y cuando conoció a Henry Ford, éste le confió el insólito  999,  un monoplaza con motor en posición central-delantera, cuadrado (4 cilindros de 179 mm x 179 mm, 16.708 cm3 y 72 HP), que disponía de doble encendido, inyección mecánica de combustible con admisión variable, transmisión por cardán y neumáticos slick, entre otras asombrosas anticipaciones; pero era de bastidor muy tosco y resultaba difícilmente conducible.

El OLDFIELD ciclista de 1895
(foto Helms Hall, archivo William F. Nolan, en “Automobile Quarterly”)

   De hecho, Ford, que ya había ganado personalmente una competencia a 10 millas el 10 de Octubre de 1901 sobre el hipódromo de Grosse Pointe con otro racer denominado  Sweepstake  y  Spider  Hoff de copiloto, en lucha contra el Winton de Alexander Winton, construyó el  999  sobre la base de un auto que había matado a su piloto, Frank Day: el  Arrow  (o Yellow Arrow),  de 18,9 litros.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Ford  Arrow
(archivo Walter S. Boyne)

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Ford  999
(dibujo sin firma publicado en "Velocidad" en 1967)

Henry Ford/Spider Hoff y el  Sweepstake  1901
(archivo Michel Morelli)

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
La expresión de determinación de Henry Ford al volante de su monocilíndrico Sweepstake  es una sobreactuación, porque la fotografía superior está tomada en parado. Pero lo cierto es que en la carrera, Grosse Pointe 1901, Ford batió a Winton (foto inferior). Agazapado sobre el estribo, Spider Hoff se encargaba de regular la riqueza de la mezcla aire/gasolina
(archivo "American Cars")

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
El Ford  999  se encuentra en el Henry Ford Museum de Dearborn (Michigan)
(archivo "Auto Rama")

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Henry Ford, aferrado al manubrio de su  999  (en versión de radiador ampliado), durante una competencia de 1903. Ford corre sin copiloto, al revés que su rival, y esta vez la expresión de tensión y concentración es auténtica
(archivo "American Cars")



Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Detalle del 4 cilindros del  999, la alimentación sin carburadores (inyección directa), los tubulares de admisión, el doble encendido...
(archivos DeVere & Hutton, Walter S. Boyne y "L'Automobile")

   Oldfield llevó el  999  en la Manufacturer's Challenge Cup Race 1902 de Grosse Pointe, el 25 de Octubre, reemplazando a un aterrado Tom Cooper. Frenando el auto ante las curvas con espectaculares derrapadas en lugar de con los casi inútiles frenos, ganó la carrera de 5 millas a 88,32 Km/h, aventajando al 2º en más de 800 metros.


Barney venció en Grosse Pointe 1902 y posa para estas fotos en parado con objeto de dejar documentada la hazaña. En aquella ocasión, el radiador del  999  era de versión corta
(archivo Michel Morelli y foto Trend Inc., archivo William F. Nolan en “Automobile Quarterly”)

   Ilya Grigorievich Ehrenburg (1891-1967) dijo del novel piloto:  "Barney Oldfield ha llegado el primero en la carrera de automóviles. Era un vulgar ciclista que había aprendido a conducir sólo una semana antes de la carrera. La buena suerte le sacó del apuro, o puede que, en el fondo, no fuera la suerte."

   No era la suerte. Barney fue uno de esos pilotos superdotados que saben encontrar el límite instintivamente. Con el  999  se dedicó a batir el record de la milla lanzada en circuito oval, bajando sucesivamente su tiempo a 1 minuto, a 55,8 segundos y a 54,4 s (106,5 Km/h). Pero Ford cedió el artefacto al ex campeón ciclista Tom Cooper, que había colaborado económicamente en su construcción, y Oldfield pasó a correr para él.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Barney OLDFIELD hacia 1902, aún joven y sin un cigarro puro en la boca, posa con Henry Ford y el 999  en un paisaje que parece el lago helado Saint Clair de Michigan. Barney está a los mandos del auto pero sería el propio Ford quien obtuviera el LSR con él. Esta versión del  999  presenta el radiador agrandado, que se prolonga por debajo de las ballestas semielípticas
(archivos Kenyon Engel y "El Año Automóvil 1981/1982”)

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Barney OLDFIELD hacia 1903
(archivo Alberto Mallo)

   Su fama crecía poco a poco. Ganó otras 3 carreras a primeros de 1903 con el Ford de Cooper (dos en el Empire City de New York, en Mayo y Julio, y otra sobre el Indianapolis Fairgrounds en Junio) y fue contratado para llevar el Winton  Bullet,  aparato con el que logró 17 victorias en pruebas mayores de 1903 (lo que le serviría para ser consagrado, retrospectivamente, campeón AAA de esa temporada). Además de las reseñadas, Barney se adjudicó 3 victorias en Empire City, otras 3 en Ingleside, 4 en Grosse Pointe, 2 en Cleveland, 2 en el Agriculture Park de Sacramento y otras en el Indiana Fairgrounds de Indianapolis, Columbus y West Ellis. Mientras, Tom Cooper recuperó el manubrio del Ford  999  y ganó en Septiembre la Manufacture's Challenge Race 1903 en Grosse Pointe.


Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket


Un Winton racing car como los que corrieron la Copa Gordon Bennett 1903. El modelo podía albergar dos tipos de motor horizontal: un 4 cilindros de 8,5 litros y 40 HP o un 8 cilindros de 17,0 l y 80 HP.
OLDFIELD logró varios éxitos con los Winton en 1903, y en Ormond Beach 1904 logró la marca de 83,7 M/h ~ 134,7 Km/h con el Winton Bullet II
(dibujo de John W. Wood para la obra de T. R. Nicholson, archivo Georgano
y archivo William F. Nolan en “Automobile Quarterly”)

   El 13 de Enero de 1904, el  999  logró el record mundial de velocidad absoluta sobre tierra. arrebatándoselo a Arthur Duray (que había conseguido 136,36 Km/h el 5 de Noviembre de 1903). Pero, por una parte, ese record fue ignorado en Europa durante algún tiempo; y, por otra, no eran ni Oldfield ni Cooper quienes llevaban el  999  sino el propio Henry Ford. El hombre que democratizaría el automòvil, lo mismo que Johannes G. Gutenberg había democratizado la cultura cuatro siglos y medio antes. Fue sobre el helado Lago Saint Clair de Michigan donde el futuro magnate de la construcción en serie del automóvil barato se hizo cronometrar en la milla a una media de 91,369 M/h (147,04 Km/h). Sólo unos meses antes se había creado la marca Ford, y el primer auto que produjo la fábrica se vendió el 29 de Julio de 1903.

   De todas formas, aunque Henry Ford había demostrado un enorme coraje, no se hallaba tan dotado para la conducción al límite como Barney Oldfield, quien, a su vez, batió a W. K. Vanderbilt, a su antiguo patrón Henry Ford y a todos los demás en el meeting de la velocidad de Florida 1904 con el Winton. Pasó después a conducir el Peerless  Green Dragon  (6 victorias en 1904, 7 en 1905, 3 en 1906), el fabuloso Christie en 1907, un Stearns en 1908 (victoria en Brighton Beach), el  Blue Lightning,  un Benz, un Knox...


Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket



Barney OLDFIELD en 1904 con el Peerless  Green Dragon,  un aparato impresionante, y más aún en su evolución. Con este auto, OLDFIELD utilizaba gorro y chaleco de color verde
(foto Helms Hall, archivos William F. Nolan en “Automobile Quarterly”,
Gus, www.flickr.com/photos/mullevoorde/4563910477/in/photostream/ y www.elconfidencial.com)

   Con el Peerless se había accidentado el 28 de Agosto de 1904 sobre el hipódromo de Saint Louis, durante la Exposición Mundial. Barney se encontraba en duelo con el Pope-Toledo de A. C. Webb, que ganaba en las rectas lo que Oldfield tenía que recuperar en las curvas, hasta que una piedra proyectada por la rueda trasera del Pope le rompe las gafas a Barney, que se estrella contra la valla y sale despedido. Se repondría pronto de sus heridas, pero lo malo es que el  Green Dragon  hirió a catorce espectadores, de los que dos murieron.

El Peerless  Green Dragon  de Oldfield causó 12 heridos y 2 muertos al accidentarse en Saint Louis
(archivo Gus)


En Yonkers 1904 y en Ormond Beach 1905 con el Peerless
(archivo www.flickr.com/photos/mullevoorde/4563910477/in/photostream/)




A pesar de sus asombrosas características, el Christie de 1907 sólo obtuvo algunos éxitos menores, pilotado por su creador Walter Christie. En pruebas mayores se averiaba pronto (participó en un Grand Prix del ACF). Se trataba de un tracción delantera con motor V4 transversal de 140 HP, que le permitía una velocidad de 200 Km/h. Casi las mismas características de un Renault Clio 16S de 85 años más tarde.
También hubo un Christie bimotor de cuatro ruedas motrices (foto inferior), más asombroso aún
(archivo Georgano, dibujos de John W. Wood para la obra de T. R. Nicholson y archivo "Coches Clásicos")

OLDFIELD al volante de un Christie
(archivo William Boddy & Ian Ward)

   El 20 de Mayo de 1905, Oldfield es 2º en Morris Park (tras Louis Chevrolet) y la misma temporada batirá el record de vuelta sobre el dirt track ovalado The Milwaukee Mile (56,80 s, lo que representa 63,38 M/h ~ 101,99 Km/h).

   Tras vender el  Green Dragon,  Barney llevó una infinidad de autos: el Winton, un Stearns 90 HP, un Benz 120 HP de Grand Prix ex Victor Hémery, los Christie… En 1909 gana el Remy Brassard Trophy de Indianápolis (con el Benz), las 25 Millas de Syracuse (con Knox) y las 50 Millas de Dallas (Benz), y en 1910, el 23 de Marzo, logrará por fin el record mundial en Daytona Beach, sobre un Blitzen Benz de 21.496 cm3 y 200 HP a 1.300 R/mn (ó 220 HP a 1.650 R/mn): 27,42 segundos en la milla lanzada, equivalente a 131,27 M/h o a 211,25 Km/h de media en la milla. La plusmarca vigente pertenecía desde el 6 de Noviembre anterior a Victor Hémery, que había logrado en Brooklands 202,65 Km/h a los mandos de otro Blitzen Benz.

Con el Stearns 90 HP en 1908
(foto Clarence P. Hornung, archivo William F. Nolan en “Automobile Quarterly”)



Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Este es el Blitzen Benz que utilizó OLDFIELD para romper la plusmarca mundial de velocidad absoluta sobre tierra (LSR): 211,25 Km/h. El año anterior, el 19 de Agosto de 1909, había obtenido un primer record sobre el primitivo autódromo de Indianapolis, al recorrer una milla del circuito en 43,2 s (~ 134,1 Km/h).
A Barney no le importó demasiado que su plusmarca no fuera reconocida, o eso dijo:  “With or without official sanction, wherever I got the sugar.”  Y luego utilizó el espectacular Blitzen Benz en exhibiciones
(en "Mercedes" de Schlegelmilch & Lehbrinck, de Internet, dibujo en "The Encyclopedia of the Car"
y pintura de Peter Helck para “Automobile Quarterly”)

   Aquel mismo 1910 y de nuevo sobre el speedway del Illinois State Fairgrounds en Springfield, Barney rebajará el tiempo de vuelta a 53 segundos (109,31 Km/h). En Abril, durante la Inauguración del Los Angeles Motordrome en Playa del Rey (el primer board track del mundo de 1 milla) ganó una manga de 5 millas pero perdió la Grand Finale ante un novato Caleb Bragg.

Barney OLDFIELD en Playa del Rey 1910
(archivo Dick Wallen en home.flash.net)

En Sheepshead Bay 1910 con Jack Johnson (campeón del mundo de boxeo en los pesos pesados entre 1908 y 1915)
(archivo http://www.liveinternet.ru/users/allois/post110024566/)

   Ya era conocido como el  King of Speed  y, junto a Bill Pickens, se dedicó a promover carreras de pueblo en pistas ovales que también servían como hipódromos o canódromos. Ellos eran los propietarios de todos los autos y pagaban el sueldo de todos los pilotos; así que, normalmente, la victoria recaía en Barney tras algún dramático episodio que le obligaba a ralentizar o parar, para desencadenar después una irresistible remontada. Otro de los números de exhibición de su show sería la competición contra aeroplanos.



En Columbus 1914, OLDFIELD lleva un FIAT en esta carrera contra el pionero as de la aviación Lincoln Beachey (1887-1915). Aquel verano repetirían la exhibición en una treintena de poblaciones.
En la tercera fotografía, en Los Angeles 1914, queda claro que el auto que utiliza Barney es un Christie de tracción delantera
(archivos "Grandes Épocas de la Aviación",
Library of Congress, en http://www.earlyaviators.com/ebeaclin.htm,
y John Tennant)

   Pero, además de aquellas carreras amañadas (que, eso sí, ofrecían mucho espectáculo), Oldfield también siguió participando en pruebas serias, aunque tuvo que esperar un tiempo porque la AAA le sanciónó, retirándole la licencia en 1911. Fue 4º en Milwaukee 1912, el 5 de Octubre, con un FIAT nº 44. En Corona 1913 llegó a mandar la prueba con el Mercer nº 1. En la temporada 1914 ha firmado con Stutz, para la que termina 5º en la Indy 500, aunque primer norteamericano con un auto norteamericano (¡los cuatro primeros eran franceses!), relevado por Gil Anderson, que había roto el otro Stutz en la vuelta 43ª. La misma temporada, Barney acaba 3º en el Elgin National Trophy, 2º en Ascot Park y 1º en el Cactus Derby. A finales de año vuelve a la Mercer y es 2º en la IX Copa W. K. Vanderbilt, disputada en Santa Monica, tras el Mercedes de Ralph DePalma (un piloto tan fabuloso como Barney Oldfield pero mucho más serio).

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Con el FIAT nº 44, OLDFIELD fue 4º en las 400 M de Milwaukee el 5 de Octubre de 1912
(archivo www.rumbledrome.com)

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Cuando corría para la Stutz
(de la Enciclopedia Brazendale)

   Barney no deja el volante, es 2º en Maywood 1915 y, con un Maxwell, gana el mismo año las 300 Millas de Venice y las 100 Millas de Tucson (sus dos únicas victorias oficiales en pruebas del campeonato nacional sancionado por la AAA), al mismo tiempo que obtiene un record de cross country para la Stutz. En 1916 ataca de nuevo las 500 Millas de Indianápolis con un Delage, y de nuevo termina 5º; aunque le cabe el honor de ser el primero en superar la media de 100 M/h por vuelta (~ 161,00 Km/h) sobre aquel mítico speedway.


No tenemos fotos de OLDFIELD con un Maxwell, pero no podemos resistirnos a presentar el Maxwell hecho para la Copa Vanderbilt 1906, un auto singular fabricado por la Maxwell Briscoe Motor Company. Ya hemos visto que el Winton Bullet llevaba su ocho cilindros tumbado de costado, pero lo más notable del Maxwell era que se trataba de un doce cilindros a plano, adelantándose cincuenta años a los boxer Porsche y setenta a los Ferrari. De 158,75 mm x 152,4 mm, daba una cilindrada de 36.198 cm3, nada menos. Con dos carburadores y encendido por doble bobina, entregaba 150 HP a 1.200 R/mn; los dos radiadores eran longitudinales; caja de cambios de dos marchas hacia delante y batalla de 2.817 mm. Naturalmente, era demasiado revolucionario y no tuvo éxito
(archivo Gianni Rogliatti en “Motor Mail International”)

   En 1915, Barney le compra a Dario Resta el Peugeot con el que ha ganado el American Grand Prize y la Copa Vanderbilt, y con él acude al nuevo Tacoma Speedway a finales de Junio para ensayarlo. Luego participa sobre ese board track en la Montemarathon del 4 de Julio, carrera de 250 millas que Barney cubre en 3 horas y 17 minutos, quedando 5º en la clasificación. El día siguiente entra 4º en la 200 M Golden Potlatch. Seguía siendo una figura muy famosa, pero ya no ganaba siempre. Esa temporada adquiere también el famoso Fiat Cyclone 120 HP de Emanuele Cedrino (1879-1908) y un Christie de 300 HP, que usará en exhibiciones y plusmarcas.

Hacia 1915
(archivo http://search.tacomapubliclibrary.org/images/dt6n.asp?krequest=subjects+contains+Automobile%20racing%20Lakewood%201910-1920)

   Barney Oldfield corría y posaba siempre con un grueso cigarro puro entre los dientes, bien alojado en la comisura izquierda de la boca, pero no era sólo por exhibicionismo; el cigarro y su boquilla le servían como amortiguador dental contra los baches y los adoquines. El no menos grande Jimmy Bryan le rindió homenaje adoptando la misma costumbre cuatro décadas más tarde, y también Oscar Coleman había adoptado esa pose unos años antes que Bryan.

Otro retrato tópico de Barney, con el rostro embadurnado por los restos de aceite, carbonilla, gasolina, goma, alquitrán, amianto... Todos ellos más cancerígenos que el cigarro puro que fuma
(archivo Guzzardi & Rizzo)

   Su canto de cisne lo efectúa Barney en 1917 con el insólito  Golden Submarine  de Harry Miller (4 cilindros, 4.740 cm3, 135 HP a 2.950 R/mn), con el que gana varias pruebas (como las 25 Millas de Milwaukee, el 19 de Marzo), y el año siguiente cuelga los guantes y las gafas (aunque no el puro), ofreciéndole el  Submarine  a Roscoe Sarles, pero no sin antes ganar otra carrera principal sobre el Springfield Mile Track del Illinois State Fairgrounds, después de lo cual intentó un record mundial y se estrelló.



Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
El auténtico Miller  Golden Submarine  de OLDFIELD en 1917 (4 cilindros de 92 mm x 178 mm, 4.740 cm3, 4 válvulas por cilindro, 135 HP a 2.950 R/mn, 1.140 Kg sin carrocería, ~ 160 Km/h)
Y, en color, reproducción del bólido
(colección Bouderman, archivos Musée des Beaux-Arts de Montréal, John Tennant,
William F. Nolan en “Automobile Quarterly” y “Enciclopedia del Auto”)

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Foto publicitaria de Oldfield, hacia 1920. Bueno, todas sus fotos eran publicitarias
(archivo Rich Taylor)

   Durante mucho tiempo, el nombre de Oldfield fue sinónimo de  piloto rápido  en el lenguaje vulgar, como más tarde lo serían los de Nuvolari, Fangio o Fittipaldi. Considerado por algunos como  "the most legendary name in all of auto racing history",  lo cierto es que fue quien más hizo por popularizar el automovilismo en Norteamérica y en el resto del mundo. Ya hemos visto que para el escritor soviético Ehrenburg se trataba del arquetipo de los pilotos automovilistas.

   Como es lógico, su popularidad fue aprovechada por el cine, y Barney intervino en 9 películas: "Barney Oldfield's Race for a Life" (1913, de Mack Sennett, con Mabel Normand y Mack Sennett), "The Speed Kings" (1913, Wilfred Lucas), "The Speed King" (1916, Richard Stanton), "Young Oldfield" (1924, Leo McCarey), "The Speed Demon" (1925, Robert N. Bradbury), "The First Auto" (1927, Roy DelRuth), "Speed in the Gay Nineties" (1932, Del Lord), "Back Street" (1941, de Robert Stevenson y en la que Barney fue asesor para la secuencia sobre la Copa Vanderbilt) y "Blonde Comet" (1941, William Beaudine).


En YouTube se puede encontrar un documental filmado por una cámara montada sobre el motor del  999,  pilotado por OLDFIELD a todo gas en una exhibición sobre un circuito oval
(de TV Networks en YouTube, vía Karino, y archivo William F. Nolan en “Automobile Quarterly”)

   El  World's Greatest Driver  fue el piloto del Marmon 34 pace car en Indianápolis 1920, hizo publicidad de todo tipo, creó una marca de neumáticos y trabajó para la Firestone, pero jamás dejó el volante. En 1930 aún se especulaba con un duelo Oldfield/DePalma como revancha de la Copa Vanderbilt 1914. No se realizó, pero Barney siguió ofreciendo exhibiciones como la que tuvo lugar en el verano de 1935 sobre el track embarrado de la Ionia Free Fair en Michigan, donde asombró a los lugareños con sus derrapadas en demostraciones entre las mangas de carreras serias de autos y de motos.




Cuando ya no pilotaba en carreras, OLDFIELD hizo de todo en actividades relacionadas con el automovilismo: llevó el pace car en la Indy 500 1920 (un Marmon 34), fue juez de bandera en los ’30 ó intentó vender autos como este Hudson Coupé 1931
(archivos Rich Taylor, © National Motor Museum/Heritage Images en
http://www.magnoliabox.com/art/542277/barney-oldfield-pace-car-driver-for-the-indianapolis-500
y William F. Nolan en “Automobile Quarterly”)



En 1933, el viejo Barney (55 años) efectuó otra actuación folklórica con este tractor Allis-Chalmers equipado con neumáticos especiales Firestone de alta velocidad. En el capot del tractor se habían rotulado las cifras  999  en recuerdo de los viejos tiempos. OLDFIELD logró la velocidad de 64,2 M/h (103,32 Km/h).
Posteriormente, también Ab Jenkins utilizó el tractor en exhibiciones, logrando en Bonneville un record de 65,45 M/h (105,33 Km/h), que subió en 1936 a 68,0 M/h (109,43 Km/h) (tercera fotografía)
(archivo Daniel Strohl en http://blog.hemmings.com/index.php/2009/09/15/land-speed-tractors-oldfield-v-jenkins/, vía Karino)


OLDFIELD de mayor, con el recordman Malcolm Campbell (1885-1948).
Campbell conquistó cinco veces el LSR entre 1931 y 1935 en Daytona Beach, excepto en la última ocasión, en que lo hizo en Bonneville, dejándolo en 484,6 Km/h, bastante más que los 211,25 Km/h de OLDFIELD en 1910
(archivos David Burgess-Wise y Motorsports Images and Archive Photo en la obra de Bill Lazarus)

   Y aún era famoso cuando murió, el domingo 6 de Octubre de 1946 en Beverly Hills. Fue incluído en el Hall of Honor del AARWBA en 1972, en el Michigan Motor Sports Hall of Fame en 1985, en el Motorsports Hall of Fame of America en 1989 y en el National Sprint Car Hall of Fame en 1990, además de en el International Motor Sports Hall of Fame en 1990

Del International Motor Sports Hall of Fame
(en http://www.motorsportshalloffame.com/Hall-of-Fame-Members/Bio.aspx?q=Bern%20Eli%20Oldfield)


Un anciano OLDFIELD, genio y figura, cuya vida ha sido motivo de varias biografías (como la de William Nolan)
(de www.hickoksports.com)



Barney OLDFIELD (1878–1946)


[Ilya Ehrenburg: “Citroën 10 HP” (1925), pg. 9]
Alberto Mallo: Diccionario, pg. 243
William F. Nolan: “You Knew Him… Barney Oldfield” (en “Automobile Quarterly 1962”)”
http://www.hickoksports.com/biograph/oldfieldbarney.shtml
http://www.teamdan.com/people/o.html
http://www.mmshof.org/inductees/Oldfield_Barney.html
http://www.imdb.com/name/nm0646117/
http://www.aarwba.org/legends.htm
Juan Paredes (300414)
http://www.motorsportshalloffame.com/Hall-of-Fame-Members/Bio.aspx?q=Bern%20Eli%20Oldfield


No Mirando a Nuestro Daño
(Todos los Pilotos Muertos)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada