jueves, 19 de enero de 2012

Mike HAWTHORN (1929 – 1959) Gran Bretaña

http://www.pilotos-muertos.com/home.htmlhttp://www.pilotos-muertos.com/Biografias%20publicadas.htmlhttp://www.pilotos-muertos.com/%C3%9Altimas%20biograf%C3%ADas.htmloterodesaavedra@gmail.com
 
MIKE HAWTHORN – A RIENDA SUELTA


30209

amigos,

   en el cincuentenario de la muerte de Mike Hawthorn, campeón del mundo, no hay más remedio que recordar algo de él.

hastaluego



Mike  HAWTHORN   (1929 – 1959)     Gran Bretaña     131297 actualizado 191012

   John Michael Hawthorn nació el 10 de Abril de 1929 en Mexborough (Yorkshire). Piloto automovilista de fuerte personalidad, siempre atildado, con una elegancia algo excéntrica, se veía aquejado de una enfermedad degenerativa (que le pronosticaba escasa esperanza de vida), lo que no le impedía –tal vez, lo contrario– conducir con una enorme garra. Los franceses le apodaban “Lion”  (por su coraje) y “Pied de Plomb”.  Mike describiría parte de sus experiencias de competición en su libro "Challenge Me the Race".



Algunas muestras del estilo brutal de HAWTHORN, que puso de manifiesto desde el comienzo. En las tres conduce el nuevo Cooper-Bristol 2,0 l de 1952. En el Goodwood Easter Meeting ganó una de las mangas (nº 7). A continuación ganaría ante el Simca Gordini nº 27 de Jean Behra otra manga del International Meeting. Era su primera carrera de valor internacional
(© Louis Klemantaski en “Sport-Auto”, © Alan R. Smith en “Thoroughbred & Clasic Cars” y archivo Gérard Crombac)





Más muestras del estilo de fuerza de Mike HAWTHORN, que no cambió a lo largo de siete temporadas: en el Grand Prix de Italia 1954 (Ferrari 625/553 nº 40, clasificado 2º), en el International Trophy de Silverstone 1956 (BRM P25 nº 9, líder hasta que averió el motor), en Silverstone 1958 (subvirando salvajemente con el Ferrari Dino 246 nº 2 con el que se clasificó 2º tras Collins) y de nuevo en Monza 1958 (Ferrari Dino 256 nº 14, 2º tras Brooks)
(archivos Gérard Crombac, T. C. March en la obra de Mike Lawrence y “Daily Mail” en la recopilación de Tim Hill)


Mike HAWTHORN (nº 41) y el resto del equipo Cooper-Bristol en Goodwood 1952: Juan-Manuel Fangio, Eric Brandon y Alan Brown
 (archivos "L'Automobile" y “Daily Mail”, publicada por Tim Hill)


Otras demostraciones de Mike con los Cooper. En 1952 los Ferrari no tenían rival en Grand Prix; sin embargo, aun siendo un rookie HAWTHORN se las arregló con su Cooper-Bristol para ser 3º en Gran Bretaña y 4º en Bélgica y Holanda, con lo que recolectaba 10 puntos que le servían para terminar 4º en el campeonato mundial FIA (empatado con Rudi Fischer) y primer no Ferrari
(archivos “L’Automobile” y LAT, publicada en la obra de Mike Lawrence)

   Fue muy popular y en el circuito de Brands Hatch la Curva Hawthorn Bend  le recuerda en permanencia. La inscripción que puede leerse en la lápida de su tumba lo describe como "A Gay and Gallant Sportsman" ("Un deportista gayo e intrépido"). Es una buena síntesis de su carácter, porque Mike era exactamente gayo, es decir, alegre, divertido, apuesto, animoso, vistoso, cortejador, mujeriego... y muy rápido. "Era un piloto con garra, no un simple estilista", afirmaría el experto (y amigo de Mike) Denis Jenkinson (1920-1996).Para el fotógrafo Alan R. Smith, "Hawthorn tenía un gran carácter y era un gozo fotografiarle. Vivía absolutamente a tope y era muy expresivo. Es una pena que no haya más como él en la Fórmula Uno de hoy." ["Hawthorn was a great character and a joy to photograph. He was so expressive and lived absolutely to the full. It's a shame Formula One doesn't have more like him today."]

Tumba de Mike HAWTHORN en el West Street Cemetery de Farham (Surrey)
(de http://www.mike-hawthorn.org.uk/grave.php)


Es cierto que era fácil objetivo de los fotógrafos, puesto que abundan sus retratos en mayor cantidad que en muchos de sus coetáneos
(archivos Tim Hill, John Tennant, “Gran Vía”, “Auto Rama”, Michael Frewin)


Mike HAWTHORN: cientos de fotos
(archivos “Daily Mail” en la recopilación de Tim Hill, John Tennant, Gérard Crombac, propaganda de Shell en 1958 y “L’Automobile”)

   Habitualmente utilizaba pantalla en el casco en lugar de gafas, y prácticamente en todas las fotografías que lo muestran en plena acción se puede apreciar una mueca de tensión y agresividad en su rostro, que enseña los dientes cerrados como si apretara un cuchillo entre ellos, en contraste con la impasible serenidad de Fangio o de Moss, sus grandes antagonistas. Pero, a pesar de esa expresión feroz, siempre fue un piloto muy correcto con los rivales. Y apenas sufrió accidentes.

Uno de los escasos accidentes serios de Mike HAWTHORN tuvo lugar en Goodwood 1956, al volcar con el nuevo BRM. Mike resultó herido de consideración, pero ya se había repuesto para el Grand Prix de Gran Bretaña, disputado el 14 de Julio y en el que, saliendo desde la primera fila, lideró la carrera hasta romper la transmisión en la vuelta 24ª
(archivo “L’Automobile”)

Otra excepción: en el Grand Prix de l’ACF 1957 Mike llevaba gafas (ahumadas) en lugar de la habitual pantalla. Aquí se le ve sobrepasando al BRM de Herbert McKay-Fraser
(foto Debraine, publicada en “Auto-Jahr 1957-1958”)


Igual que Stirling Moss, HAWTHORN quería disputar el campeonato del mundo de conductores de fórmula I con autos británicos. Y utilzó los Cooper, Vanwall o BRM que le ofrecieron, además del Thin Wall Special en fórmula Libre. Pero no fue tan intransigente como Moss y aceptó correr también con Ferrari, Lancia Ferrari y Maserati. Y fue con Ferrari como logró tres victorias y un título. En las fotos, ganando el Goodwood International Trophy 1953 con el Thin Wall Special nº 4, que no era sino un Ferrari que sirvió de laboratorio a Tony Vandervell para sus futuros Vanwall
(archivos “Daily Mail”, publicada por Tim Hill, y Burgess-Wyse)





Su primera victoria en Grand Prix tuvo lugar en Reims-Gueux, Grand Prix de l’ACF 1953, y fue una victoria sensacional, que colocó su nombre en el candelero. Hacia la mitad de la prueba varios tenores se habían retirado o retrasado, y la carrera fue entonces cosa de dos durante sus últimas 32 vueltas: Fangio (Maserati A6GCM nº 18) y HAWTHORN (Ferrari 500 F2 nº 16). Ambos se estudiaron, se pasaron y repasaron varias veces en el rápido circuito. Colocados en paralelo a 250 Km/h en la larga recta hacia la horquilla Thillois, se miraban a los ojos como dos púgiles de lucha libre que intentan atemorizarse mutuamente. Mike declaró que podía ver la aguja del cuentarrevoluciones del Maserati rival. En la última vuelta, Mike tomó Thillois en primera marcha mientras que Fangio lo hacía en segunda, y Mike ganó por un segundo de ventaja en la meta, después de dos horas y media de carrera. Fangio se excusó por el estado de sus frenos, pero esta vez fue HAWTHORN quien se llevó la gloria al ganar su primer Grand Prix puntuable para el campeonato del mundo de pilotos, el primero para un piloto británico en la era moderna de la fórmula I, desde la instauración de dicho campeonato en 1950 –aunque la fórmula I (o fórmula A) se había reglamentado en 1946, y su antecedente eran los Grands Prix desde 1895 (desde 1906, según otros historiadores)
(archivos Gérard Crombac y Ménard & Vassal)

Los historiadores David Phipps y Christian Moity sintetizan los diferentes reglamentos de la fórmula I desde 1906 hasta 1966
(en “L’Automobile”)



Las otras dos victorias de HAWTHORN en fórmula I llegarían en 1954, Grand Prix de España en Pedralbes (Ferrari nº 38), y en 1958, Grand Prix del AC de F en Reims (Ferrari nº 4)
(archivos William Boddy & Ian Ward, Javier del Arco y Douglas Armstrong)



Mike HAWTHORNE se constituyó enseguida en una primera figura del volante, aunque tuvo que lidiar duramente con los ases de su tiempo. En principio, con Farina y Ascari, dos campeones mundiales que coincidieron con Mike en Ferrari durante 1953 (primera foto). Luego fue Fangio y, por último, Stirling Moss. Ambos eran pilotos más finos, de un nivel excelso, pero Mike los batió en ocasiones. Aunque no en el duelo sobre las vías del tranvía que vemos en la segunda foto, Gran Premio de Portugal 1958 en el circuito de Boavista (Porto), en el que el Vanwall nº 2 de Stirling acabaría imponiéndose al Ferrari Dino 246 nº 24 de Mike. Pero a final de temporada Mike sería campeón con 42 puntos netos, uno más que Stirling
(archivos “Daily Mail” en la recopilación de Tim Hill, “L’Automobile” y Mark Hughes)



Otros colegas y otros duelos: de arriba abajo, HAWTHORN con Alberto Ascari y Harry Schell en Pau 1953, charlando con Tony Brooks en 1957 y con Bruce Halford en Brands Hatch 1958
(archivos “Daily Mail” en la recopilación de Tim Hill)


Mike HAWTHORN en duelo con Jack Brabham en el Grand Prix de Gran Bretaña 1955. Jack (Cooper T40-Bristol nº 40, de motor central trasero y carenado) rompió el Bristol en la vuelta 30ª, mientras que Mike fue 6º, compartiendo el Ferrari con Eugenio Castellotti. En la segunda fotografía, con Tony Brooks, otro piloto de excepción, al finalizar el Grand Prix de Bélgica 1958, en el que Tony fue 1º (con Vanwall nº 4, a 209,08 Km/h de media) y Mike entró 21 segundos después, clasificando 2º el Ferrari Dino 246 nº 16
(T. C. March en la obra de Mike Lawrence y archivo Gérard Crombac)





Piloto de Ferrari y de Lancia-Ferrari en cinco temporadas, aquí vemos a HAWTHORN en Silverstone 1953 (Ferrari 500 nº 12), con el Lancia-Ferrari D50 en 1957 (nº 10) y en 1958 con el Ferrari Dino 246 nº 6. En la última foto (nº 8), encabeza el pelotón tras la salida del Grand Prix de Alemania 1957, ante Collins (nº 7) y Fangio (nº 1). Como se sabe, esta fue una de sus más meritorias montas para Ferrari, aunque se clasificó 2º, batido por Fangio
(archivos Guy Griffiths/Mike Lawrence, Douglas Armstrong, Mark Hughes y Boddy & Ward)

   En 45 Grands Prix, Hawthorn obtuvo 3 victorias y 112,5 puntos. También ganaría para Jaguar la trágica edición 1955 de las 24 Horas de Le Mans, además de varias otras victorias en sport. La regularidad de sus buenas clasificaciones indica que, a pesar de su fama de fonceur  y de su brío, no debía brutalizar demasiado la mecánica, como observa Moity. Y, al mismo tiempo, era capaz de dominar esa ansia de velocidad y trocarla por un gesto caballeroso, como el que narra Marcello Giambertone en la biografía de Juan-Manuel Fangio: en el Grand Prix corrido en Reims el 6 de Julio de 1958, el Maserati de Fangio se quedó sin pedal de embrague, a pesar de lo cual el campeonísimo decidió seguir en carrera, cambiando las marchas “a oído”; no rompió nada y acabó 4º. Pero, en la última vuelta, Hawthorn, el líder de la prueba, se lo encontró delante, a marcha contenida. Cuando iba a sobrepasarle, Mike pensó que el gran Fangio no merecía la “humillación” de que nadie le tomara vuelta en una carrera, y moderó el ritmo para permanecer a la zaga del Maserati. Su margen sobre el 2º se lo permitía, pero con su noble gesto Mike tomaba varios riesgos: ante todo, en una carrera nada está decidido hasta el final, y el tiempo perdido tras Fangio podía necesitarlo en caso de que surgiera un percance imprevisible; en segundo lugar, la minoración de concentración consecutiva a la bajada del ritmo resulta siempre más peligrosa que el mantener la marcha cerca del límite (en contra de lo que piensan los no especialistas), puesto que propicia el error de conducción.

(archivo Gérard Crombac)

   Pero todo salió bien: Fangio no fue doblado, Hawthorn ganó la carrera y, al final de esta temporada 1958, el campeonato del mundo de conductores de fórmula l (con el Ferrari Dino 246, la ayuda de Phil Hill y la gentileza de Stirling Moss). Entonces, seguramente afectado por la muerte de su íntimo amigo Peter Collins (además de las de Musso, Scott-Brown, Lewis-Evans, Whitehead, O’Connor, Bauer, Bisch y varios otros pilotos desaparecidos esa temporada), Mike Hawthorn se retiró de la competición. La verdad es que había sido un año muy duro: el 15 de Junio Luigi Musso se estrella a 280 Km/h en Spa-Francorchamps y Mike se desmoraliza al ver al Ferrari destruido, creyendo que se trata del de Peter Collins; tres semanas más tarde, el elegante estilista que era Luigi Musso se mata de verdad al intentar seguirle en Reims, mientras que en NürburgRing, el 3 de Agosto y ante sus ojos, también le llega el final al caballeroso Peter Collins; Mike queda entonces en 2ª posición, tras Tony Brooks, pero abandona poco después, oficialmente por fallos de embrague.




Mike HAWTHORN era íntimo amigo de Peter Collins, por lo que su muerte supuso un profundo trauma anímico, a pesar de que entonces era habitual que un piloto muriera con el casco y los guantes calados. Aunque se consideraba un gentleman driver amateur,  Mike se vio obligado a terminar la temporada para Ferrari, logrando, además, el título de conductores FIA in extremis. Peter y Mike habían sido pilotos de Vanwall (juntos en la primera foto, Aintree 1954, y en la segunda), como lo serían de Lancia-Ferrari en 1957. En la tercera foto, de NürburgRing 1957, vemos a HAWTHORN y Collins extenuados, con ojeras, la expresión desencajada y la sonrisa floja, abrazando al héroe de la jornada, un Juan-Manuel Fangio igualmente exhausto. Chris Nixon es el autor de una doble biografía sobre aquel compañerismo HAWTHORN/Collins: “Mon Ami Mate”. Durante la inauguración del Museo Montagu de Beaulieu en 1959, lord Brabazon of Tara pronunció unas palabras ante el memorial situado en una esquina de la sección de autos de carreras, memorial dedicado a Mike HAWTHORN y a su amigo Peter Collíns
(archivos “Daily Mail”, publicada por Tim Hill, y Menard & Vassar)


En Grand Prix, Mike fue un número uno
(Alan R. Smith en “Thoroughbred & Clasic Cars” y archivo “Daily Mail” en la recopilación de Tim Hill)





Pero en sport también lo fue. Unas pocas muestras: con el Ferrari Testa Rossa 3,0 l nº 19 en Silverstone, con el Jaguar D-type nº 8 en Sebring 1956 (Mike mira descaradamente al fotógrafo) y con el Jaguar D-type 3,4 l nº 6 en Le Mans 1955. Secundado por Ivor Bueb, HAWTHORN ganó esta última carrera, que no se suspendió a pesar de ser escenario del mayor siniestro ocurrido en una prueba automovilística. Extrovertido y espontáneo (y, quizá, también un poco irresponsable), aunque se encontraba en el origen de la tragedia Mike no esconde su alegría
(archivo Douglas Armstrong, J.-M. Stitz en “L’Année Automobile 1957”, archivos Viart & Cognet y www.formel1.de)


 



El Mike HAWTHORN frívolo también tenía atractivo para los fotógrafos. En la primera foto, con la modelo Jean Howarth en 1957. En la quinta, con Eraldo Sculati y Luigi Musso. Y en la última, desvelando una extraña forma de concentrarse en la parrilla de salida
(archivos “Daily Mail”, publicada por Tim Hill, Doménech Mateo y © Alan R. Smith en “Thoroughbred & Clasic Cars”)

   Sin duda, también influiría en la decisión de retirarse su salud, así como la muerte de su padre, Leslie Hawthorn, que tanto le había ayudado en sus comienzos y a quien le unía una afinidad que, en palabras de Denis Jenkinson, "(...) rara vez se encuentra entre padres e hijos",  lo que le obligaba a ponerse al frente del garaje familiar. Además, Mike, que se acercaba a la treintena, se daba cuenta de que la fórmula I caminaba hacia un feroz profesionalismo, lo cual no congeniaba con su carácter.


La vinculación de Mike con los automóviles comenzó muy pronto, dado el negocio de su padre, Leslie Hawthorn, que había sido piloto de motos y autos. En la primera foto, Mike (en el centro) tenía cuatro años, y no muchos más en la siguiente
(archivos “Daily Mail”, publicada por Tim Hill, y “Classic and Sports Car”)


A pesar de ser especialista en MG, el racer que Leslie Hawthorn preparó para que Mike se iniciara en 1951 fue este Riley Sprite, del que vemos el conjunto bastidor-motor-transmisión. Al igual que C. S. Rolls y a pesar de su aspecto distinguido de niño bien, Mike también sabía mancharse las manos de grasa.
(archivos "L'Automobile" y “Daily Mail”, publicada por Tim Hill)


La estrecha relación existente entre Mike y su padre se vio interrumpida de forma brusca cuando Leslie se accidentó mortalmente en 1954. Las fotos son de 1952
(archivo “Daily Mail”, publicadas por Tim Hill)

   Sin embargo, poco después, el jueves 22 de Enero de 1959 y sin alcanzar a cumplir los 30, el campeón del mundo vigente encontraría la muerte en un accidente de tránsito, de la misma forma y casi en el mismo sitio que su padre, cuatro años antes. Fue en el lugar conocido como Hog’s Back de la carretera de Guilford-by-Pass, al Sur de Londres, a donde se dirigía para asistir a un debate-celebración de su título, compitiendo amistosamente con el conocido manager Rob Walker y frente al garaje-taller de John Coombes.

   Jenks dice que se le desbandó un neumático, pero el caso es que estrelló contra un camión y los árboles del talud su Jaguar particular, un XK150 de color verde oscuro. “(...) Creo que iba demasiado rápido”,  comentará Stirling Moss. “(...) La carretera estaba deslizante y Mike perdió el control del Jag. Habría podido recobrarlo, pero un camión que llegaba no le dejó sitio...”

   Se diría que Jorge Manrique (1440-1479) pensaba en Mike –y en todos los otros– cuando nos advirtió:


“(…)
No mirando a nuestro daño,
corremos a rienda suelta
sin parar;
desque vemos el engaño
y queremos dar la vuelta,
no hay lugar.”


Mike HAWTHORN (1929–1959)
(archivos Mark Hughes, Alberto Mallo, Giovanni Canestrini, auto-sprint, Shell)


La Nación: 23 de Enero de 1959
Clarín: 23 de Enero de 1959
La Prensa: 23 de Enero de 1959
Gran Vía: 29 de Enero de 1959 (Tomás), pg. 27
L´Année Automobile 1958-1959: pg. 118
L´Automobile: Febrero de 1959, pg. 64; Diciembre de 1970 (Christian Moity), pg. 77; Enero de 1971 (Christian Moity), pg. 71; Mayo de 1971, pg. 62; Octubre de 1975 (Christian Moity), pg. 112
Fangio/Giambertone: pg. 303 y 305
Robert Daley, pg. 196
Moss: pg. 117-119
Enzo Ferrari: pg. 95
Arturo Andrés: pg. 29
Auto Rama: tomo 5, pg. 1.091 (F. B.) y 1.092 (D. Je.)
Paris Match: 12 de Junio de 1970, pg. 67 (Olivier Merlin)
El Automóvil a Través del Tiempo: entrada “Riley, el Rolls Barato”
Enciclopedia Salvat del Automóvil: tomo 3, pg. 99
Alberto Mallo: Diccionario, pg. 165
Piero Casucci – Competición: pg. 85
Enciclopedia del Auto: tomo 1, pg. 187
Sports Car International: Noviembre de 1991 (Tim Considine): pg. 67
Sport-Auto: Octubre de 1994 (Gérard Crombac), pg. 77; Julio de 1996, pg. 97; Marzo de 1997, pg. 83; Diciembre de 1997, pg. 70
Classic & Sports Car: Abril de 1997, pg. 95
Bruce Jones: pg. 23, 152 y 250
Fórmula 1 1997-98: pg. 191
Schlegelmilch & Lehbrink – Monaco: pg. 106
F1-50: pg. 14 (Mark Hughes)
E. y F. Verplanken
Thoroughbred and Classic Cars: Mayo de 2000 (Alan R. Smith), pg. 127
G. A. Engels
Doménech Mateo, pg. 50
http://www.mike-hawthorn.org.uk/grave.php

No Mirando a Nuestro Daño
(Todos los Pilotos Muertos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada